Un enero que cambió la historia de Cuba

Body: 

Publicado: 5 de enero de 2016 | Por: Carlos Manuel Ponce Sosa | Fotos: Internet.

El 1ro de enero de 1959 triunfó la Revolución Cubana; hecho que marcó un antes y un después en la historia del archipiélago e incluso más allá. Aquel día se convirtió en realidad el anhelo de emancipación de varias generaciones de cubanos dignos, conquista por la que se había luchado desde el 10 de octubre de 1868. Pero veamos, grosso modo, cómo se desarrollaron los acontecimientos que propiciaron tal suceso.

Cuando todavía se festejaba el advenimiento del año 1959, y el asedio del Ejército Rebelde sobre los principales bastiones defensivos del tambaleante Gobierno era inminente, el pueblo de Cuba supo de la huida de su regente, el dictador Fulgencio Batista.

Cuatro días antes, el 28 de diciembre el líder guerrillero Fidel Castro se había entrevistado cerca de Palma Soriano con el General Eulogio Cantillo, jefe de operaciones militares de la tiranía en Oriente, con el objetivo supremo de impedir cualquier maniobra que imposibilitara el triunfo revolucionario, además de evitar más derramamiento de sangre. Pero Cantillo, sólo cumplió parte del pacto contraído en el referido encuentro con el Comandante de las tropas irregulares, dejando huir a Batista, quien antes de su partida lo nombra Jefe del Ejército.

Es entonces cuando Fidel, en discurso transmitido por la emisora de campaña (en aquellos minutos) Radio Rebelde, acusa a Cantillo de intentar un nuevo golpe de Estado y exhorta al pueblo cubano a la huelga general, proclamando la consigna: “Revolución sí, golpe militar no”. Además, les ordenó a los jefes de columnas invasoras Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos que se dirigieran hacia la capital del país.

A media tarde del primer día de 1959 el coronel José Rego Rubido, jefe de la guarnición del Moncada y Fidel dialogan en El Escandel, al Este del Caney sobre la capitulación de la plaza militar. El Comandante rebelde convence al coronel batistiano de que debían deponer las armas, permitiéndole a los guerrilleros entrar a Santiago sin resistencia bélica.  

En la madrugada del 2 de enero, el pueblo santiaguero se reunió frente al Ayuntamiento de la ciudad, después de que Fidel los convocara, a través de los micrófonos de CMKC a un gran mitin. En transcendental discurso desde la antigua alcaldía el líder revolucionario anuncia los siguientes cargos: Manuel Urrutia nuevo Presidente de Cuba, José Rego Rubido Jefe del Ejército, y Efigenio Ameijeiras Jefe de la Policía Nacional. Comunicó además que enseguida partiría hacia La Habana, traslado que se conoció más tarde como Caravana de la Libertad.

Así, los objetivos de Carlos Manuel de Céspedes, José Martí, Antonio Maceo, Julio Antonio Mella, Frank País y de tantos hijos valientes de esta tierra llegaban a su consumación. Comenzaba en aquellas jornadas convulsas la construcción de una sociedad más justa, aunque, como expresara el entonces Jefe del Ejército Rebelde, Fidel Castro, a su llegada a La Habana el 8 de enero del 59 (…) “quizás en lo adelante todo sea más difícil”.

En el trayecto hacia la capital cubana el pueblo salió a las calles y esperaba con vítores el paso de la columna triunfante, consumándose así una gesta que arriba a su aniversario 57 este 2016.