Religiosos se reúnen por la paz en Santiago de Cuba

Body: 

Más de 300 santiagueros participaron el viernes 30 de octubre en el acto final de la Jornada por la Paz, organizada por la Comunidad de San Egidio en la Iglesia de Don Bosco. Unidos bajo el lema “La Paz siempre es posible”, líderes de la Iglesia Católica, Luterana, Bautista, Pentecostal, Episcopal y otras denominaciones cristianas, el Islam, el budismo, los grupos metafísicos y las logias masónicas orientales, se reunieron para juntos exigir un mundo sin violencia.

La Comunidad de San Egidio es una organización internacional de laicos, conocida por su servicio a los más pobres y su trabajo por la paz, por lo que es conocida como la “ONU del Trastévere”, sitio de Roma donde radica su casa central. Desde 1987 se realizan en Europa las Jornadas por la Paz, con representantes de las principales religiones del mundo, y desde el 2014 comenzaron a celebrarse también en Santiago de Cuba y La Habana.

La jornada inició el jueves 29 con la premiación del concurso infantil “Los niños pintan la paz”, auspiciado por la Comunidad de San Egidio y el Consejo Provincial de Casas de Cultura. Se entregaron tres premios, el primero de ellos correspondió a Michel González de 7 años; con el segundo se quedaron María Ester Labera y  Camila Navarro, de 10 y 11 respectivamente, mientras que el tercero se lo agenció la pequeñita de tan solo 5 años Marta Lucía Acosta. Otras instituciones, como el Seminario San Basilio Magno y el Centro Cultural y de Animación Misionera “San Antonio María Claret”, entregaron premios colaterales.

La paz en los países del Medio Oriente, en África y el cese de la violencia en América, fueron algunos de las peticiones que se hicieron. Monseñor Luis del Castillo, obispo emérito de Uruguay, hizo lectura de la carta enviada por el Papa Francisco el pasado 7 de septiembre, para la Oración por la Paz que organizó la Comunidad de San Egidio europea en Albania.

Jasman, líder musulman, recalcó que el Islam no es una religión de la violencia, sino de respeto hacia todo ser viviente, por lo que rechazan todo acto de fanatismo que vaya en contra de esta esencia de la religión. Representantes del Consejo Ecuménico de Iglesias y del budismo, hablaron en contra de convertir a la fe en un motivo para hacer la guerra.

“Nuestras tradiciones religiosas gritan que el espíritu y la humanidad no pueden ser pisoteados por la guerra”, expresa el Manifiesto de la Paz, firmado por los líderes presentes y entregado a los jóvenes. La jornada culminó con un abrazo de paz, en el que se unieron cristianos, musulmanes, budistas, entre otros, en un acto de fraternidad.

Por: Mayla Acedo Bravo.