La Casa Dranguet, “tomando forma” otra vez

Body: 

En este mes de octubre, en el que muchas regiones del país todavía celebran el día de la cultura nacional, y con la motivación añadida del quinto centenario de la otrora villa de Santiago de Cuba, la Casa Dranguet, conocida por su peculiar relación desde antaño con la actividad cafetalera, se convierte paulatinamente, en un lugar de encuentro para promover el arte, y la historia originaría del cerezo en el país.

El sitio, ubicado en la intersección de las céntricas arterias Heredia y Corona, a menos de una cuadra de la emblemática Santa Basílica Metropolitana Iglesia Catedral, será en breve la sede oficial del Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero, el cual pretende crear un vínculo entre la ciudad oriental y las haciendas cafetaleras que forman parte del proyecto Los caminos del café.

La conferencia Lo francés en la construcción social de lo cubano, impartida por la Doctora en Ciencias del Arte María Elena Orozco Melgar el 20 de octubre, resultó una especie de ensayo y antesala de las actividades que tendrán lugar cuando se inaugure este recinto en las primeras semanas de noviembre próximo.

Respecto al establecimiento, Yaumara López Segrera, especialista principal del departamento de arqueología de la Oficina del Conservador de esta ciudad, comentó que en este instante se actualizan los elementos necesarios para propiciar el funcionamiento normal de la casa, a partir de su reapertura oficial.

 

“Estamos en un periodo experimental en el cual vamos poco a poco insertándonos en la puesta en marcha, sobre todo de aquellas prestaciones de servicio directo a la población, y que es necesario ir poniendo a prueba”, añadió López Segrera.

 

 

Este edificio, estaba prácticamente en ruinas, por lo que se realizó un plan de restauración ejecutado por la Oficina del Conservador de la Cuidad, a través del proyecto Los caminos del café, impulsado también por la fundación franco belga Malongo, y la Unión Europea.

 

 

“Se realizaron acciones de conservación y restauración que han rehabilitado un edificio emblemático del centro histórico, que estamos equipando con lo necesario para ofrecer un servicio frecuente al público”, concluyó, la también co-directora del proyecto Los caminos del café.

 

 

La Casa Dranguet, donde el visitante podrá degustar… si así lo desease, del aroma o de una tasa con la mítica infusión, sobrevendrá también un espacio para presentaciones de libros, como sucedió ese mismo día, con el relanzamiento de Cinco siglos de historia de Santiago de Cuba, compilación realizada por la Historiadora de la Cuidad Olga Portuondo Zúñiga, texto imprescindible para el estudio del devenir santiaguero.

De igual manera servirá, ocasionalmente,  de escenario para el disfrute de interpretaciones de cantautores de música cubana. Sus salas se utilizarán además para lecturas de poemas y de obras de narradores e investigadores que no solo han estudiado el desarrollo en el país del mencionado brebaje popular, sino que también lo han hecho sobre diversos temas con amplio valor historiográfico.

 

Carlos Dranguet Thomas, fue hijo de franceses que vivió en la heroica urbe y que fomentó el cultivo de cafetales en las zonas montañosas de esta región, plantaciones que desde el año 2000 fueron declaradas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

 

En el corazón de Santiago de Cuba otro sitio abrirá sus puertas al fomento de la cultura y el conocimiento. En este caso, al estudio de las huellas dejadas, a través de varios siglos, de una arista económica que está indisolublemente ligada a la formación de la nacionalidad cubana.

 

 

Por: Carlos Manuel Ponce Sosa.