Los Caminos del Café

Body: 

UN PATRIMONIO PARA LA POSTERIDAD

Los trabajos por la restauración del patrimonio cultural cafetalero de la provincia constituyen uno de los proyectos más ambiciosos en desarrollo por el aniversario 500 de la fundación de la otrora villa de Santiago de Cuba.

El Proyecto Los Caminos del Café, en colaboración entre la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC), la Unión Europea y la Fundación Malongo (franco-belga) es un largo proceso de rescate y contribución al desarrollo socioeconómico de la provincia de Santiago de Cuba.

En el mismo se busca forme parte también la población, a partir del conocimiento de la importancia y el valor patrimonial de estos vestigios de la historia de nuestro continente y en consecuencia el surgir de una conciencia de rescate y preservación.

Para Frank Ernesto Lujan es un reto que enfrenta diariamente desde las oficinas, como arquitecto y proyectista principal, e incluso desde las alturas de las montañas santiagueras de Fraternidad (Ramón de las Yaguas) que junto a los circuitos cafetaleros de la Gran Piedra fueron declarados en 2000 como Patrimonio de la Humanidad.

 “Se encuentra la restauración, la intervención en el patrimonio arqueológico y arquitectónico. Es algo que se debe mantener para la posteridad pero al mismo tiempo está el objetivo de atraer a las personas a cuidar este patrimonio que tenemos que restaurar”.

¿Qué retos plantea un proyecto como este?

Es muy algo muy complejo, una responsabilidad muy grande porque se trata de una tarea que lo tiene todo. Además si agregamos que está catalogado como buena práctica a nivel mundial por la UNESCO es algo que te presiona ya que lo que hagas, el mundo lo va a seguir como un ejemplo para aplicarlo en otros lugares que cuentan con un patrimonio cafetalero similar al nuestro.

¿Cuál es la actualidad de estos trabajos de restauración?

En este momento protegemos el trabajo que hacen los arqueólogos con apuntalamientos para que sea más cómodo, también el reparado de la cubierta y el techo de la casa para que la humedad o las termitas no afecten más la madera. Son trabajos extensos que llegan desde la hacienda hasta la montaña.

Existe también trabajo arqueológico fuerte en este proyecto ¿En este momento qué se desarrolla?

Actualmente se está trabajando principalmente en la parte arqueológica, guiada por la Dra. Yaumara López Segrera como jefa del equipo y se interviene en el sistema hidráulico de la hacienda; hablamos del sistema que tenía que ver con la producción y el de la vivienda. También estamos en lo que comprende los secaderos, tahona, molino de agua, los tanques de fermentación y la parte que conducía los desechos del café hacia el río por la parte trasera de la casa.

¿Cuál es el valor más importante que entrega este proyecto?

Un valor arqueológico, arquitectónico e histórico que actualmente ya está catalogado por la Unesco, pero buscamos que las mismas personas, cuando lo conozcan, se den cuenta de por qué fue nombrado así; entonces para ello nosotros tenemos que esforzarnos también.

Por: Juan Ramón Clares Navarro

Fotos: Archivo OCC