Patrimonio Cafetalero

Body: 

UN PAISAJE DE HISTORIA Y TRADICIÓN

La cultura cubana cuenta con un reconocimiento a nivel mundial gracias a, entre otras cosas, el nutrido vínculo entre culturas como europeas, africanas y caribeñas.

Entre las variadas aristas que componen la riqueza cultural de la nacionalidad cubana se encuentra el café y su forma de disfrutarse, como una pura tradición aromática y de sabor que forma parte de la idiosincrasia del cubano dentro y fuera de la isla.

Tradiciones que se ven enriquecidas por los más de 170 vestigios de las antiguas haciendas cafetaleras en la región suroriental que inmigrantes franceses forjaron con sus costumbres y las más avanzadas técnicas del cultivo del grano del café en la época (1792-1803).

Se trata de una historia que se revive, conocida como Paisaje Cultural Arqueológico de las Primeras Plantaciones Cafetaleras del Sudeste de Cuba, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el 2000 y de cuyos antiguos sembrados Santiago de Cuba cuenta con 139.

Los caminos del Café es un proyecto colaboración internacional entre la Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba (OCC), la Unión Europea y la fundación franco-belga Malongo que no solo busca mostrar las formas de explotación agrícola de la época y el paisaje cultural que ha entregado a la actualidad, sino también aspectos de interés relacionados con surgimiento de esta tradición en la isla y específicamente en la zona oriental del país.

Se trata de un proyecto que va mucho más allá con un trabajo agroindustrial y que busca aprovechar todo un mundo de posibilidades arqueológicas e históricas de estructuras como canales, secaderos, barracones de esclavos y molinos de agua.

El mismo consiste en la restauración de los cafetales: Fraternidad, Santa Paulina, San Felipe, San Luis de Jacas y San Juan de Escocia cuyo resultado sería un parque arqueológico que integre estos cafetales.

“Son cosas que beneficiarían sobre todo a la población de la zona ya que, mirando un poco más allá del 500, planeamos contar con un motel de 20 habitaciones aproximadamente”, comentó Omar López Rodríguez, Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba.

“También se apoyará a los campesinos de la zona con cercados y utensilios para producir café que sería comercializado bajo la marca Fraternidad y que se vendería principalmente en la Casa Dranget (ciudad de Santiago), Centro de Interpretación del Patrimonio Cafetalero”, afirmó el también el Msc. Arquitecto.

Cafetal Fraternidad

Por su importancia en el rescate de las bases de la idiosincrasia cafetalera del continente, es un proyecto considerado como guía para la aplicación de sus estrategias en otras áreas del Caribe que cuentan también con un patrimonio cafetalero.

Fraternidad, ubicada en el poblado Ramón de las Yaguas en el municipio de Santiago de Cuba, es actualmente el cafetal que recibe la intervención directa del equipo de especialistas de trabajo de la OCC conformado principalmente por arqueólogos y arquitectos.

Afirma Frank Luján Lans arquitecto y proyectista principal, que en este momento se protege el trabajo que hacen los arqueólogos con apuntalamientos, el reparado de la cubierta y el techo de la  casa para que los factores externos como la humedad o las termitas no afecten más la madera.

“Se interviene en el sistema hidráulico de la casa, hablamos del sistema que tenía que ver con la producción y el de la vivienda como tal. Estamos en lo que comprende los secaderos, tahona (molino para descerezar el grano de café), molino de agua, los tanques de fermentación y la parte que conducía los desechos del café hacia el río por la parte trasera de la casa”, concluyó el especialista.