CLUB SAN CARLOS

Body: 

ENTRE LA HISTORIA Y EL PRESENTE

El antiguo Club San Carlos es uno de los once lotes de edificaciones que rodean el parque Carlos Manuel de Céspedes y que a su vez adornan el Centro Histórico Urbano de Santiago de Cuba por su relación con varios hechos que forman parte de la historia de esta ciudad.

La construcción se considera uno de los exponentes más importantes del patrimonio ecléctico de la urbe que hacen de su restauración una de las metas desarrolladas por la Oficina de Conservador de la Ciudad (OCC) en vista al aniversario 500 de la otrora villa de Santiago de Cuba.

Construido en el periodo de 1908-1912, es un inmueble que consta de dos niveles ocupados actualmente por varias instituciones. De ellas están siendo intervenidas la galería Oriente y la Sala de Arte (Antigua Casa Municipal de Cultura).

Sus particularidades fueron analizadas por los especialistas de la OCC durante los estudios previos a la restauración. De forma general se busca mantener los detalles arquitectónicos del edificio, de manera que no pierda sus funciones actuales pero a su vez que permita conservar la imagen de antaño.

Para lograr estos fines, profesionales y estudiantes de la Escuela Taller “Ugo Luisi” han tenido que enfrentar problemas producidos por las técnicas utilizadas durante su construcción que hoy resultan obsoletas. También las características climatológicas de Santiago y la falta de mantenimiento a través de los años han devenido en un mal estado de las estructuras y de sus elementos decorativos.

La Escuela Taller realiza los trabajos de yesería y se tiene como objetivo lograr que artistas de la plástica en la ambientación del edificio, de modo que estas intervenciones contengan también nuevos elementos.

“Este es un encargo que va a influir positivamente en la formación de los estudiantes que participan en él y aunque estamos contra reloj es una tarea que sí se puede cumplir en tiempo si cada cual hace su trabajo”, opina Osvaldo Pérez, profesor de albañilería de la Ugo Luisi.

A punto para el medio milenio

El proceso de ejecución y conservación de este edificio tuvo su punto de partida en el 2008 con motivo de las celebraciones por el aniversario 55 del asalto al Cuartel Moncada e incluyó principalmente fachada y cubierta.  

Su culminación fue pensada en saludo al medio milenio de la otrora villa de Santiago, por la magnitud de los trabajos de rehabilitación, construcción y restauración del inmueble que solucionarían los daños en el interior y de los elementos decorativos que caracterizaban al Club San Carlos.

La recuperación de las afectaciones originadas por filtraciones, el paso del tiempo y la falta de mantenimiento constituye un objetivo difícil de cumplir por las particularidades de los elementos estéticos y sus malas condiciones.

A pesar de la difícil situación afirma el Arq. Luis Orlando Rodríguez, proyectista principal de la Oficina Técnica de la OCC, que la meta es alcanzar el 2015 con la mayor parte de la restauración culminada para luego dar paso a los trabajos de decoración.

“La obra debe terminarse en su conjunto tres o cuatro meses antes del 25 de julio del 2015 de modo que permita trabajar en el montaje museográfico que lleva la galería y la sala de arte, lo que va a significar otro periodo de ejecución para que la obra esté terminada y funcional”, aseguró el especialista.

El Club San Carlos presenta un deterioro en casi todos sus elementos decorativos que ya se tienen en su mayoría listos para su montaje y a la espera de la solución los problemas de filtraciones en el techo del local.

El recuperar este patrimonio arquitectónico de Santiago de Cuba es sin dudas un reto, pero también será motivo de orgullo de una ciudad que arriba a su aniversario 500 de fundada con una conciencia de restauración de sus riquezas culturales e identidad nacional.  

Texto y fotos por: Juan Ramón Clares Navarro