"OJOS TEATRO": ESTATUAS VIVIENTES EN SANTIAGO DE CUBA

Body: 

Santiago de Cuba, 16 de diciembre del 2014.- Conocida como una expresión del llamado “arte de la calle”, el fenómeno de las estatuas vivientes constituye una muestra artística de aceptación en diferentes países del mundo.

En Santiago de Cuba es considerada una propuesta cultural consolidada que cautiva cada vez más público peatonal de las calles céntricas de su ciudad; atraídos por la diversidad de colores y personajes desarrollados por el grupo artístico “Ojos Teatro”.

El proyecto surgió en 2007  como un trabajo casual que se incluía en espectáculos llevados a cabo por la Asociación Hermanos Saíz y que hoy cuenta con experiencias en espacios culturales como el Festival del Caribe, las Romerías de Mayo y el Festival de la Canción Política.

No fue hasta el verano del 2014 que se comienza a ver los trabajos del grupo en espacios abiertos. Una vez consolidada como propuesta artística, comenzó a tener una connotación diferente para los integrantes, que hasta el momento lo hacían de manera ocasional.

Con un entorno de trabajo que ronda entre la Plaza de Marte, el Parque Carlos Manuel de Céspedes y Enramadas, afirma Alcides Carlos González Díaz (Tití), actual director de Ojos Teatro, que nunca pensaron tener un impacto tan grande y cómo hoy el grupo tiene una visión diferente de sí mismo.

“Todo lo que hacemos está relacionado con el santiaguero y ese bullicio positivo que tiene la personalidad del santiaguero del cual nos hemos apropiado y se ve representado en ese jolgorio de colores que muestran las estatuas”, destacó el también actor y director teatral.

Realidad y futuro de Ojos Teatro

Una vez nos tropezamos con estos personajes vemos cómo incluyen diferentes estadios en su actuación; pasando por las clásicas estáticas así como la combinación entre la quietud, la danza o algún movimiento que se acentúa cuando alguno de los espectadores les regala una moneda.

Estas estatuas poseen un accionar característico que los convierte en una especie de híbridos y las diferencias de otras propuestas existentes en el país, como son Morón Teatro de Ciego de Ávila y Carro de Tespis de Cienfuegos.

“En realidad no son personajes sino arquetipos que te sugieren, nunca se enmarca algo específico. Por ejemplo, si mostramos un trovador se busca que represente una época y un momento determinado con un diseño que varía en cada ocasión. Esto le da al espectáculo un carácter único bajo la creación de colores que viene y va”, asevera Alcides Carlos.

Actualmente el grupo participa en el proyecto artístico de Alberto Lescay “Somos” que consiste en la interacción de diferentes medios expresivos del arte (escultura, música, performance).

De igual manera se trabaja en los instrumentos que se van a utilizar en un espectáculo para el Jazz Plaza de La Habana, a celebrarse del 17 al 21 de diciembre.

Superando las dificultades que suponen los escasos recursos debido a los elevados precios en el mercado internacional de las pinturas para el maquillaje corporal, así como las altas temperaturas de la ciudad de Santiago, el grupo se ha ganado el respeto de esas personas que ven en esta propuesta un modo de distraerse momentáneamente de las tareas del día a día.


Por: Juan Ramón Clares Navarro