Proyecto técnico-ejecutivo de Restauración de la hacienda cafetalera "Fraternidad" y su paisaje arqueológico.

Body: 

El proyecto Técnico-Ejecutivo de Restauración del paisaje arqueológico del cafetal Fraternidad es uno de los ubicados en el sur-oriente cubano y declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en el año 2000. Este espacio natural donde dejaran su huella emigrados franceses durante la segunda mitad del siglo XIX, será recuperado con la colaboración de una institución europea, la fundación franco-belga Malongo, especializada en el comercio internacional del grano, la cual cooperará en la restauración de esa zona, localizada en Ramón de la Yagua, sitio correspondiente al circuito dos, de acuerdo con la denominación de la Oficina del Conservador de La Ciudad de Santiago de Cuba, tomando los beneficios de la reconstrucción de sus elementos componentes. El cafetal Fraternidad es un patrimonio de valor arquitectónico, histórico, ambiental y de un paisaje cultural, impulsado por caficultores, personas con instrucción que impregnaron de su espiritualidad aquel esquema agroindustrial, lo que lo convierte en un cúmulo de potencialidades turísticas de estos parajes, con variantes como las del senderismo, mediante las cuales se aprovechen los valores de las bellezas naturales conectada con la obra arquitectónica del hombre. Para la materialización del proyecto la hacienda cafetalera Farernidad, la Oficina del Conservador de La Ciudad y la fundación Malongo actuarán como las entidades inversionistas. Situado hacia el sur del oriente cubano, en el poblado de Ramón de la Yagua, del municipio Santiago de Cuba, provincia Santiago de Cuba, el Cafetal Fraternidad sirvió para el asentamiento de emigrantes franceses en el siglo XIX, los cuales se dedicaron al cultivo del café. El área en cuestión es un exponente de importancia en el tema, además de ser uno de los pocos ejemplos que muestra evidencias de todos los elementos componentes de una hacienda cafetalera de este período. El conjunto está compuesto por la vivienda-almacén de dos plantas con muros de mampuesto y fachada de balconaje, rodeado de los tendales o secaderos, tanques de fermentación, acueducto doméstico e industrial, el batardò, un espacio que ocupaban para la enfermería, un área de cocina, barracones, el horno de cal, jardines y otros elementos menores. Estas áreas se encuentran en un estado de gran deterioro, aunque sus características fundamentales se hacen evidentes, lo que permite tener una visión del funcionamiento de la vida doméstica y productiva de la época. El proyecto tiene como objeto principal recuperar un conjunto arquitectónico singular y devolverle sus valores originales, recreando la vida doméstica y productiva de la época a través de un museo vivo, donde las muestras no serán de carácter solamente expositivas, sino que puedan interactuar con el visitante a través de su funcionalidad. Para el alojamiento temporal de los visitantes, se creará un conjunto de cabañas en el área que permita lo que generaría áreas que brinden servicios a esta función. Estos espacios deben integrarse al paisaje con la utilización de materiales y técnicas constructivas que no ofrezcan grandes contrastes y se ajusten al entorno.