Perduran incógnitas de huella francesa en Cuba, afirma investigadora

Body: 

La presencia de Francia en Cuba guarda incógnitas a pesar de los numerosos estudios en tal sentido, afirmó hoy aquí María Elena Orozco, presidenta de la Cátedra de Estudios Franco-Cubanos y Caribeños Montaigne-Montesquieu.

En declaraciones a Prensa Latina, la investigadora se refirió en particular a la huella gala en el paisaje arqueológico de los cafetales del sur-oriente cubano, considerado Patrimonio Mundial por la Unesco y en cuyo ámbito perviven elementos arquitectónicos y culturales que precisan indagaciones.

Las aseveraciones de la profesora de la Universidad de Oriente, a la cual está adscripto ese órgano, partieron de la experiencia relacionada con el cafetal Tres Arroyos, donde las ruinas demuestran interesantes indicios de la actividad productiva y la vida cotidiana por esos lares entre los siglos 18 y 19.

Enfatizó Orozco en la necesidad de una mirada a esta impronta desde la Literatura de la época y de las confluencias interdisciplinarias en estas investigaciones, a lo cual mucho pueden seguir aportando el departamento de Historia del Arte y la Facultad de Construcciones de la UO.

Durante el encuentro denominado Jueves de la Cátedra, las doctoras Lourdes Rizo y Elsie López, de esa última dependencia, expusieron resultados de los estudios realizados en ese cafetal, donde se aprecia un diseño diferente en sus componentes arquitectónicos, en los cuales prevalece el empleo de la cal.

Las profesoras aludieron a la riqueza patrimonial atesorada en los vestigios de esos ingenios franceses, varios de ellos enclavados en las estribaciones de la Gran Piedra, en cuyo entorno se yergue la hacienda La Isabelica, el más completo exponente del ambiente doméstico de esas familias francesas.

Particular énfasis pusieron en los elementos que indican las duras condiciones de vida y trabajo de los esclavos, fuerza de trabajo principal en esos cultivos de café fomentados en la región por colonos que emigraron desde Haití, a raíz del estallido insurreccional en esa isla caribeña.

En pos de reanimar las investigaciones y decisiones para preservar tan valioso legado, López instó a aunar empeños con participación académica y empresarial, teniendo en cuenta las potencialidades turísticas de parajes con valores de trascendencia mundial.

La huella de Francia está presente también en la Tumba Francesa La Caridad de Oriente, el otro exponente cultural de esta ciudad declarado como Patrimonio de la Humanidad.

Por: Martha Cabrales Arias
Foto: René Silveira Toledo