(El Blog de Estruch) Recuerdos a un nuevo aniversario de la muerte del reverendo Lucius Walker en septiembre 7

Body: 

 El reverendo Lucius Walker, afronorteamericano, fue un activista social destacado en la lucha en Estados Unidos contra la discriminación racial, por los derechos de todos los hombre y por la justicia social, que se constituyó en el líder ejecutivo de IFCO, organización interreligiosa de Pastores por la Paz, radicada en los estados unidos, y desde donde desarrollo una amistad hacia Cuba, Fidel Castro y su pueblo, en pos de su apoyo espiritual, apoyo material y apoyo político, convirtiéndose en un símbolo, en Cuba de la solidaridad y la ayuda desinteresada al pueblo de Cuba, a través de las famosas caravanas de Pastores por la Paz., que desafiando las leyes norteamericanas y el férreo bloqueo a Cuba, logro en medio del momento más crítico del periodo especial, desarrollar y trasladar hacia Cuba, cientos de toneladas de medicamentos, insumos, transportes, computadoras y disimiles insumos, estableciendo cada año el recorrido por más de 50 ciudades norteamericanas, para solidarizarse con Cuba y realizar donaciones. Esta caravana de Pastores por la Paz, cada año, se ha ido cumpliendo, y extendiéndose a Canadá y Méjico, antes de llegar a Cuba, con sus caravanistas religiosos y activistas sociales, donde por espacio de más de 14 años, llegan en el mes de julio a Cuba y participan en las actividades centrales por el aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en Cuba. Siendo presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Santiago de Cuba, en el 1997, pudimos conocer personalmente al reverendo Lucius Walker, quien viajo a Santiago de Cuba, acompañado de 6 congresistas de EUA, afronorteamericanos del black caucus, en la primera visita en la historia de seis congresistas norteamericanos a la ciudad Esta visita se desarrollaba en medio del periodo especial y se constituía en la primera visita en la historia, de seis congresistas norteamericanos al oriente del país y en especial a Santiago de Cuba. Visitaron el cementerio Santa Ifigenia, donde el arquitecto Omar López, les haría una síntesis magnifica, de la historia del cementerio, de Martí, de Céspedes, del Moncada, de Mariana Grajales, María Cabrales y de tantas personalidades patrióticas enterradas en ese cementerio; luego visitarían la Plaza de la Revolución, un consejo popular del centro de la ciudad, recorrido por la ciudad y llegarían acompañados de una conga santiaguera y parte de población desde el baturro hasta el edificio de la alcaldía, presidencia de la Asamblea Municipal de Santiago de Cuba. Allí reunidos con los presidentes de los consejos populares de la ciudad y de la presidencia de su asamblea, tuve la posibilidad de explicarles y recibir sus preguntas sobre el sistema del Poder Popular en Cuba, sus elecciones cada dos años y medio y cada cinco años y la forma de desarrollar el trabajo con los delegados de circunscripciones y el pueblo, al mismo tiempo se le respondían disimiles preguntas sobre los costos a la población y la comparación con EUA del costo del agua, la electricidad, el gas, el teléfono, la vivienda, los alimentos y el transporte. Desde ese momento establecimos una relación personal, de amistad de compañerismo con esa extraordinaria personalidad norteamericana religiosa, noble, fiel, amigo entrañable de Fidel y de Cuba. El 8 de septiembre del año 2000, en ocasión de encontrarse el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en la sesión de alto nivel de jefes de estado en la ONU en New York, Fidel se reuniría con más de 3000 personas, religiosas, afronorteamericanos, pastores, congresistas, y pueblo en la iglesia Riverside de New York, en un discurso de más de 4 horas, hablándole a esa multitud y a través de ellos al pueblo norteamericano, sobre Cuba, sus verdades, su acción de solidaridad en el mundo, de los problemas de la pandemia del SIDA y su enorme desastre para los países pobres y para todo el mundo, y en dicha reunión, Fidel , le hacia el ofrecimiento al pueblo norteamericano a través de Lucius Walker y congresistas , de ofrecerle cerca de 3000 becas gratuitas para jóvenes pobres norteamericanos, para estudiar en la Escuela Latinoamericana de Medicina, recién inaugurada en noviembre de 1999 y que ya tenía en su matrícula jóvenes de 19 naciones en cifra de 1929 estudiantes, a los cuales se incorporarían los nuevos becados de jóvenes de EUA. Este encuentro fue histórico, emocionante y apasionante, en el corazón de los Estados Unidos de América. El Comandante en Jefe Fidel Castro, en Cuba nos dio la tarea al Dr. José M. Miyar Barrueco, secretario del Consejo de Estado de Cuba, santiaguero, compañero fiel y permanente de Fidel, al Dr. Juan Carrizo Estévez rector de la Escuela Latinoamericana de Medicina y a mí, Dr. Luis Estruch Rancaño, en ese entonces ya funcionario del Consejo de Estado, desde julio de 1999, para desarrollar esa nueva tarea con el reverendo Lucius Walker. Nos indicaron a Carrizo y a mi partir para Washington en los Estados Unidos de América en noviembre del año 2000. Y en conjunto con los funcionarios de nuestra oficina cubana en Washington, reunirnos con congresistas del congreso de EUA, con rectores de univerSIDAdes, con organizaciones civiles y públicas, para desarrollar la captación de jóvenes norteamericanos pobres, prepararlos, garantizar su logística y trasladarlos a Cuba, para la Escuela Latinoamericana de Medicina. Nos reunimos con 13 congresistas del black caucus del congreso, en su edificio sede, ofrecimos toda la información solicitada y visitamos a otros 9 congresistas en sus oficinas en la sede del Capitolio, esclareciendo y realizando el proselitismo y acciones necesarias al efecto. Asistimos a reuniones con científicos en univerSIDAdes de Washington, de Maryland, de Virginia, de Atlanta, todas univerSIDAdes para afronorteamericanas y logramos que en el año 2001 llegara el primer grupo de estudiantes de EUA a Cuba, para sus estudios de medicina, lo cual se ha ido repitiendo año por año hasta este año 2013, ahora conducido por la nueva directiva de IFCO, donde la copresidente es la hija del reverendo, Sra. Gail Walker. De esta forma trabajamos junto al reverendo Lucius Walker desde el año 1997 en Santiago de Cuba, ahora en el 2000 en el mismo Washington, en EUA, y volvimos a Washington en el año 2003, también junto a Lucius, y pudimos visitar 5 congresistas en el capitolio y dictamos conferencias sobre el desarrollo del programa de la Escuela Latinoamericana de Medicina y la biotecnologia Cubana en 5 univerSIDAdes distintas, en Harvard, en la UniverSIDAd del Sur de Illinois, en la Howard univerSIDAd de Washington y en otros espacios científicos En ocasión de visitar New York en junio del 2008, para la sesión de alto nivel de jefes de estado, para examinar el desarrollo de la pandemia del SIDA y los avances de los acuerdos de la ONU del 2001 y donde fuimos enviados por nuestro país como jefe de la delegación Cubana, dictando el discurso de nuestro país, tuvimos la posibilidad de encontrarnos de nuevo con el reverendo Lucius Walker y toda su directiva, visitar la sede y caminar por al barrio Brown de New York y luego visitar, recorrer y reunirnos con cerca de 20 médicos norteamericanos ya graduados en Cuba y que trabajaban en el hospital Abraham Lincoln, que es el segundo hospital en importancia en atención de traumatología de emergencia en los Estados Unidos y un importante hospital en el estado de New York, donde recibimos la grata alegría de ver aquellos jóvenes ya graduados en Cuba, agradeciéndoles a Fidel y a la Revolución Cubana este gesto de humanismo y de familia de haber estudiado en Cuba, gratis por espacio de 7 años. A este recorrido por el Brown, la visita a la sede de IFCO y el encuentro en el hospital me acompañaron dos funcionarias de la delegación cubana a esta sesión de la ONU, la Dra. Rosaida Ochoa directora del centro nacional de prevención de las ITS y el SIDA en Cuba y la Dra. Myrna Velázquez, responsable nacional de la línea de personas que viven con SIDA en Cuba, que son más de 15 000 y vice presidenta del mecanismo de cooperación con fondo mundial en Cuba, ambas negras y médicos, que causaron una extraordinaria comunión y hermandad, con los médicos, al realizarles decenas de preguntas sobre la epidemia de SIDA en Cuba los problemas raciales y de cultura en nuestro país. En Cuba pudimos estar junto al reverendo Lucius y atenderlo y recorrer con el gran parte del país, de 3 a 4 veces por año, en sus visitas, acompañado de congresistas, de familiares de los estudiantes, de trabajadores sociales, durante el 2000, 2001, 2002, 2003,2004,2005,2006,2007, 2008, 2009, 2010, constatando el enorme cariño del pueblo de Cuba a ese líder religioso, social, amigo entrañable de nuestra causa socialista y donde recibimos su apoyo resuelto, sus acciones y su palabra, en reuniones de CDR en Cuba, en hospitales, en universidades médicas, en fin en los principales escenarios de la sociedad Cubana. Gracias al Dr. José M. Miyar Barrueco que en su condición de secretario del Consejo de Estado en aquel entonces, y al ya fallecido y amigo entrañable Dr. Juan Carrizo Estévez, el que pudiéramos desarrollar la mayor parte de estas actividades juntos y en total identificación con los compañeros del MINREX, del ICAP, de la Asamblea Nacional y de la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido. El reverendo Lucius Walker hubo de fallecer un 7 de septiembre del año 2010 y Cuba perdió uno de los grandes amigos, y fiel compañero de Fidel y de nuestro pueblo, al cual rendimos honor de nuevo en un aniversario de su fallecimiento y mantendremos en lo mejor de nuestros sentimientos y conciencia de haber acompañado en años, a un gran hombre norteamericano que lucho por Nicaragua, por Méjico y Chiapas, por Venezuela, y por todas las causas justas del mundo. Gloria eterna al reverendo Lucius Walker. A continuación se adjunta el artículo de la Dra. Gloria León, querida compañera historiadora, viuda del Dr. Juan Carrizo Estévez, quien con su magistral pluma y bondad, escribió recientemente este artículo de Fidel y Lucius y los tulipanes, los cuales ustedes podrán disfrutar. http://internos.occnet.cu/?q=node/638 En lo personal, grandes recuerdos cientos de fotos y vivencias para escribir un libro, sobre el reverendo Lucius Walker, Cuba y EUA, lo cual tratare de lograr para el año próximo por su importancia histórica y aleccionadora.

Dr. Luis Estruch Rancaño, Dr. en Ciencias, profesor consultante y de mérito de la Escuela Latinoamericana de Medicina, de Cuba septiembre 30 del año 2013