Conservando el patrimonio funerario santiaguero.

Body: 

La ciudad de Santiago de Cuba para conmemorar el 60 aniversario de los asalto a los cuarteles Carlos Manuel de Céspedes y Moncada desarrolló un fuerte movimiento constructivo para inaugurar instituciones sociales y culturales, reparar otras y de esta forma embellecer la ciudad. El Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia no estuvo ajeno a estos trajines y tras varios meses de labor constructiva, conservación y restauración, culminó los trabajos previstos para honrar a los mártires de la gesta del Moncada, cuyos restos descansan en este venerado lugar.

Al visitar la necrópolis se aprecia un cambio notable con estos trabajos, donde se hace visible desde afuera la majestuosidad de las importantes construcciones funerarias que allí presiden, la remodelación de las áreas principales, así como la conservación del patrimonio funerario en general. Se distingue hoy la sustitución del piso del pasillo central, del Parque Ambrosio Grillo y los pasillos laterales: antes de granito y ahora de mármol gris, oriundo de la Isla de la Juventud, dándole elegancia y belleza, esto fue necesario tras el trabajo de drenaje que se realizó para evitar las inundaciones de agua pluvial, se remodeló todo el sistema eléctrico, para ofrecer una buena iluminación en horas de la tarde y noche, se trabajó en la jardinería y reforestación del Huerto del Señor, que había quedado desvastado tras el huracán Sandy.

Así mismo se realizaron trabajos de conservación de algunos de los monumentos, como fue la limpieza e impermeabilización del Mausoleo a José Martí; del Panteón de los Caídos por el Internacionalismo, donde se sustituyeron las iconografías que se encontraban en mal estado; se trabajó en la herrería y las bóvedas del pasillo central así como en la bóveda de Frank País García, René Ramos Latour, Raúl Pujol, en el Monumento a los Mártires del Virginius, donde descansa el autor de nuestro Himno Nacional Pedro (Perucho) Figueredo, héroes de la historia patria cuyas efemérides se conmemoran en la necrópolis con actividades político-culturales y la participación de la comunidad.

No menos importante resultaron los trabajos constructivos realizados en las afueras, donde se reconstruyó el área exterior con una nueva avenida y entrada peatonal, que da acceso directo a la entrada principal actual y a los patios que hoy se pueden identificar con la señalética que está colocada en diferentes áreas, donde el visitante puede a través de planos guías, no solo orientarse en cuanto a la dirección sino también sobre las personalidades que reposan en los diferentes monumentos o bóvedas, a los cuales pueden visitar. Fue una ardua labor, donde se reconoce el meritorio trabajo que realizaron diferentes entidades constructivas y empresas, así como todo el personal que allí labora, bajo la supervisión de la Oficina del Conservador de la Ciudad.

Por: MSc. Ana Beatriz Morales Fernández

Equipo de Investigaciones Históricas y Conservación del Patrimonio Funerario