Ejecutan plan general de recuperación del Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia

Image: 
Body: 

El Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia es una joya del arte fúnebre en el país, exhibe altos valores arquitectónicos e históricos. En él descansan seres queridos y personalidades, y es, además, un sitio de tributo perenne a próceres y héroes del Proceso Revolucionario Cubano.

Cuando la séptima villa creada por los colonizadores españoles se prepara para celebrar el medio milenio de fundada, y el aniversario 60 del asalto al antiguo cuartel Moncada, diferentes acciones constructivas se realizan en saludo a esta fecha, que llena de orgullo a sus pobladores. Tal es el caso del proyecto general de recuperación del camposanto, donde se ejecutan planes de manejo de esa área, que permitirán restablecer la belleza y dignificar el sitio.

La necrópolis de Santiago de Cuba tiene una historia que contar
Entre pasillos, patios, árboles y ángeles, el Cementerio Patrimonial de Santiago de Cuba tiene una gran historia que contar, desde el legado imperecedero de quienes allí tienen su eterno reposo. Según Martha Hernández Cobas, Especialista Principal de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC) en la necrópolis, el devenir de las luchas libertarias tiene su referente en las personalidades que se encuentran enterradas en el sitio.

Pocos meses antes de iniciar la Guerra de los Diez Años abrió sus puertas el cementerio, el 22 de abril de 1868, y precisamente fue Carlos Manuel de Céspedes, iniciador de la arenga independentista de la nación, uno de los primeros héroes cubanos en descansar en el camposanto, tras perder la vida en aquel fatídico encuentro en San Lorenzo, acotó.

Igualmente se encuentra en el sitio los restos mortales de Perucho Figueredo, autor de la letra del Himno Nacional, y Candelaria Acosta, la muchacha que confeccionó la bandera diseñada y utilizada por el Padre de la Patria, el 10 de octubre de 1868. Resalta Hernández que en Santa Ifigenia descansan más de 30 generales de las luchas independentistas, entre ellos José Maceo, Rafael Maceo, Flor Crombet, Matías Vegas Alemán, entre otros más, junto a su oficialidad y soldados independentistas que dignamente reposan junto a sus jefes de combate.

En representación de los valores más auténticos de las mujeres de la nación, están los restos mortales de María Cabrales, viuda de Antonio Maceo, Mariana Grajales, considerada la madre de todos los cubanos, además de Dominga Moncada, que legó a la historia ese general de todas las guerras que fue Guillermón Moncada.

Lugar aparte merece el más universal de todos los cubanos, el Héroe Nacional José Martí, en ese majestuoso mausoleo que se encuentra emplazado en el camposanto, que cumple su expresa voluntad de estar acompañado en su lecho de flores y una bandera, detalló la especialista.

También descansan los mártires del asalto al antiguo cuartel Moncada, junto aquellos que murieron en las luchas clandestinas contra la dictadura batistiana, además de Tony Alomá, Otto Parellada y Pepito Tey, tres valientes jóvenes héroes de la clandestinidad y del alzamiento del 30 de noviembre de 1956s en Santiago de Cuba. De ese mismo ejemplo de valentía y herencia patriótica, es testigo el sepulcro de la familia País García, en un humilde lecho en uno de los patios del camposanto.

El proceso de reparación general que hoy se acomete en el sitio reviste gran importancia, pues en la medida que seamos capaces de cuidar el legado histórico y el sitio de descanso de los héroes y próceres, se enriquece el patrimonio de la ciudad. Si una persona desea conocer qué tipo de moradores habitan en una urbe, es necesario saber primero cómo cuida el recuerdo de sus antepasados, sentenció Hernández.

Un proyecto para preservar la necrópolis santiaguera
Declarado Monumento Nacional en el año 1937, y ratificado en 1979, el Cementerio Santa Ifigenia en 9,4 hectáreas de superficie guarda la historia de una ciudad que muy pronto cumplirá 500 años de fundada. De esa intención de preservar el patrimonio, nació un plan general de recuperación del camposanto, el que comprende 12 proyectos que abarcan, entre otros objetivos, el mejoramiento estético y funcional del sitio.

Según Odalis Quintana, especialista del Plan Maestro de la OCC, en el área frontal se trabaja en un nuevo y amplio vial, con 12 metros de ancho, que posibilitará la realización de ceremonias militares en fechas memorables de la Patria. También se creará un nuevo acceso lateral a la necrópolis, que mejorará el acceso de las personas al lugar.

En las zonas exteriores se pretende “envolver” el cementerio en un gran bosque martiano, tanto en la parte frontal como la zona de la ampliación de la avenida Martí y la calle Raúl Perozo, lo que posibilitará conservar y elevar la funcionabilidad y belleza del área, a la vez que mejora la calidad del medio ambiente.

La reorganización del patio A incluyó la restauración de los panteones de los caídos el 26 de julio de 1953, en la lucha clandestina y la Sierra Maestra, además de la limpieza y rehabilitación del piso del mausoleo a José Martí, detalló Quintana.

Otros trabajos comprendieron el uso de losas de mármol gris en el enchape del pasillo central, patio y senderos, la reparación del mobiliario urbano, además de la eliminación de locales anexados al cementerio. En la parte posterior del camposanto se ejecutará un proyecto para mejor la imagen de las tumbas colectivas, a partir de labores de albañilería y enchape, y ya se reconstruyó el muro de esa zona, que fue afectado por el fenómeno meteorológico en octubre último.

Relacionado con el sistema de drenaje general del cementerio, detalló Quintana que se concluyó la primera fase que comprendía la parte delantera de la necrópolis, desde el edificio principal hasta el parque, y muy pronto comenzará la segunda que incluye la zona posterior donde están las bóvedas colectivas. De esta forma se logrará la evacuación correcta de las aguas con el soterrado de nuevas tuberías de diferentes diámetros.

El plan general de recuperación del camposanto también comprende el alumbrado eléctrico de la instalación, fundamentalmente en el área exterior, la construcción de una red hidráulica que posibilitará el mejor mantenimiento de las áreas verdes y limpiezas de los sepulcros. Se incluirá, además, un nuevo sistema de señalización de los patios, con un diseño en mármol con letras de bronce.

En relación con las casi mil bóvedas afectadas por el huracán Sandy se desarrolla un programa de reparaciones de tapas, elementos de decoración y estelas de fondo. El mismo comenzó por aquellos sepulcros con mayor significado patrimonial, histórico o artístico, y avanzará por los diferentes patios del camposanto, explicó Quintana.

Entre los organismos implicados en el plan general de recuperación del Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia, están la ECOI 24, la Emproy 15, Servicios Comunales, la Constructora Militar, la agricultura, además de la ERCON y el equipo de restauración de la necrópolis, perteneciente a la OCC.