NUESTRO SANTIAGO DE ANTAÑO: De los santos nombres de las calles de antaño

Body: 

Publicado: 12 de mayo de 2017 | Por: Mayla Acedo Bravo | Fotos: Archivo

Calle Santo Tomás en el año 1899

Como otras ciudades fundadas por los españoles, es Santiago de Cuba un lugar donde la tradición católica dejó su impronta en la cultura citadina, incluyendo la toponimia de sus vías. Vale aclarar que aunque vemos desplegar buena parte del santoral en los nombres de nuestras calles, muchas veces estos eran puestos para honrar figuras públicas y fue el pueblo el que se encargó de “santificarlas”.

Tal es el caso del antiguo nombre de la parte alta de Aguilera, San Tadeo. En 1720, Don Tadeo de las Cuevas, padre del que fuera alcalde de Santiago en dos ocasiones, Don José de las Cuevas y Velarde, construyó su “casa de campo” donde ahora está la Plaza Cultural Aguilera, y a partir de esa época el pueblo comenzó a llamar a esa calle “la de Don Tadeo” y degeneró la denominación haciéndola bendita con el nombre de San Tadeo.

Igualmente, el antiguo nombre de Corona, San Juan Nepomuceno, se debe a que el Ayuntamiento quiso honrar al gobernador Juan Nepomuceno Quintana, quien emprendiera su construcción, imponiéndole su nombre, que el pueblo memorizó rápidamente con la variante del santo.

En otros casos, el nombre se ponía por las iglesias que estuvieran en su trama, como en los casos de Santa Lucía, Santo Tomás, Nuestra Señora de los Dolores (antiguo nombre de Reloj), Trinidad o San Basilio, en este último caso, por el Colegio Seminario. El pueblo, sin embargo, era el que tenía y tiene la última palabra, pues por muchos cambios que se le haga a la nomenclatura, el último aval lo pone el santiaguero con su uso o rechazo.