Verdadero intento por preservar los diversos valores del Cayo Granma

Body: 

Publicado: 7 de abril de 2017 | Por: Carlos M. Ponce | Fotos: René Silveira y Especialistas del taller 3 de la OCC

Elevar la calidad de vida de los pobladores residentes en el Cayo Granma, así como recuperar los valores arquitectónicos de la zona fueron, entre otras, algunas de las banderas enarboladas cuando se concibió, en los primeros años de este siglo, el Proyecto de Rehabilitación Integral de Cayo Granma y su Entorno.

Con una extensión total de 9.4 hectáreas, el Cayo Granma constituye un sitio de especial interés patrimonial, no solo por los atributos paisajísticos, ambientales y urbanísticos que presenta, sino además por formar parte del entorno del sitio Castillo San Pedro de la Roca, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997 por la Unesco.

A raíz de dicha declaratoria, la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC) de Santiago de Cuba, conjuntamente con la Consejería de Obras Públicas y Transporte de la Junta de Andalucía, España, decide implementar con la anuencia de la Asamblea del Poder Popular Provincial y el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, la rehabilitación integral de Cayo Granma e inmuebles anexos en La Socapa y Caracoles.

Como parte de los acuerdos, los proyectos técnicos-ejecutivos fueron elaborados por la Oficina Técnica de Restauración y Conservación, a cargo de la entonces Arq. Aleida Márquez González, mientras que la Empresa de Restauración y Conservación de Monumentos (ERCOM) se encargaría de realizar los trabajos constructivos en el área.

Al evocar aquellos años de intensa labor, la hoy MSc. Arq. Márquez González refiere que el proyecto devino primeramente, en toda una estrategia de evaluación de la situación en la zona que se iba a intervenir. Afirma que como elemento clave para el éxito del proyecto figuró “el levantamiento sociológico que se hiciera en el área, el cual nos permitió conocer las características de la población, los líderes de la comunidad, y las costumbres y tradiciones de los habitantes del área en la que íbamos a trabajar. También, el estado general de las viviendas -predominando la condición de regular y malo de las mismas-. Esto sin dudas influyó favorablemente en el resultado final”.

Entre los objetivos principales del Proyecto se encontraba la rehabilitación integral de 22 inmuebles en un primer ámbito de trabajo seleccionado, además de recuperar espacios públicos como el parque principal de Cayo Granma. De la misma manera, ansiaba el restablecimiento de la infraestructura técnica, es decir las redes eléctricas e hidrosanitarias de la zona; así como minimizar los impactos de contaminación ambiental. A todo ello se sumó rescatar los valores arquitectónicos aún presentes en la arquitectura de madera del sitio.

De igual forma, se intervino en la farmacia, bodega, una tienda shopping, la cafetería, y se insertó incluso un local para los servicios estomatológicos de la comunidad, elementos que permitieron elevar la calidad de vida de los pobladores del Cayo.

Nos obstante, Márquez cuenta que cuando los especialistas de la OCC llegaron al Cayo, los pobladores se sentían un poco escépticos, producto a que en el lugar se hacían muchas investigaciones y no veían resultados. Sin embargo, “en la medida en que comenzaron a ver que había seriedad en el trabajo que estábamos desarrollando, y que se estaba logrando poco a poco la renovación de los inmuebles, las personas contribuyeron muchísimo más, en algunos casos incluso hasta en la transportación en sus propios botes de los recursos destinados para la rehabilitación, así como en la ejecución de obras y almacenamiento de materiales en sus hogares.

Precisamente el traslado de los recursos constructivos, por tratarse esta vez de transportación marítima, donde las medidas de seguridad se incrementan debido a que debe realizarse con un peso conveniente, fue el aspecto señalado por la MSc. Arq. Aleida Márquez, como uno de los principales escollos a la hora de implementar el Proyecto de Rehabilitación Integral Cayo Granma y su Entorno.

Lamentablemente el proyecto fue interrumpido en octubre de 2012 por el paso del huracán Sandy, cuando el 100 % de los inmuebles terrestres, y el 40 % de las viviendas marítimas estaban ejecutadas.

La hoy Jefa del Taller 3 “Sitio Castillo del Morro” de la OCC, reconoce que el resultado final del Proyecto, el cual en 2003 obtuviera un premio en el IV Salón Nacional de Arquitectura Cubana en la categoría de Urbanismo y Paisajismo, más el Premio en la Bienal de Arquitectura Martinica 2004, no hubiese sido posible sin la consagrada labor desempeñada por los especialistas del Taller, diversos profesionales del Plan Maestro y la guía siempre preclara del Conservador de la Ciudad, MSc. Arq. Omar López Rodríguez.

“A pesar de que aún existen algunas problemáticas, en las cuales se sigue trabajando, lo que más nos reconforta es el reconocimiento palpable hacia la Oficina del Conservador de la Ciudad por parte de los pobladores de Cayo Granma y zonas aledañas al punto de que aún nos llaman para saludarnos y hasta para brindarnos una taza de café”, concluyó Márquez González.