Casa Dranguet: un año que parecen diez

Body: 

Publicado: 20 de diciembre de 2016 | Por: José Roberto Loo Vázquez | Fotos: Carlos Manuel Ponce Sosa




La que quizás sea la institución cultural más joven de Santiago de Cuba, la Casa Dranguet donde radica la oficina del Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero, también tiene serias aspiraciones de ser uno de los lugares de su tipo más importante en la provincia, específicamente en materia de investigación y promoción del acervo material e inmaterial del territorio.

Para ello apuesta por una combinación que, cuando menos, resulta extraña, pero que ha demostrado ser muy efectiva: un lugar ambientado con elementos de ese bello patrimonio cafetalero que tiene en Santiago de Cuba su mayor reservorio, una cafetería que vende la aromática bebida y sus diferentes formas de preparación, un pequeño estudio de grabación, exposiciones permanentes vinculadas al cultivo del cerezo, espacios para muestras transitorias y debates e intercambios, que se inserta en los eventos que se realizan en la urbe, también varias acciones culturales y de promoción, como las agradables tertulias, además de nuevos atractivos que se vislumbran en el futuro, entre otros detalles, son parte del quehacer del lugar.

 La Dra.C Yaumara López, directora del proyecto Caminos del Café y del Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero (Casa Dranguet), al resumir el quehacer de la institución
que dirige, en su primer año, asegura que uno de los mayores logros fue insertarse en todos los  eventos culturales de envergadura que tienen por sede la urbe de Santiago de Cuba, entre ellos el Festival del Caribe, donde acogió presentaciones de grupos portadores, el Festival de la Trova, el Festival de Teatro Máscaras de Caoba…



“Hemos tenido en un año la credibilidad suficiente como para que las instituciones culturales y académicas de la ciudad confíen en que encontrarán en la Casa Dranguet espacio para promover su trabajo y hacer todo tipo de eventos”, agrega López y acota que “siempre hemos pensado que ningún proyecto cultural es pequeño o insignificante, más aún si las personas se preocupan por enaltecer, salvaguardar y mantener su cultura, eso es importante y necesita ser apoyado, ese es el pensamiento de la Casa Dranguet, es así como tenemos las peñas Escalinata (de promoción del patrimonio) y Celosía (de divulgación de la cultura de la ciudad, en especial de la literatura), también tenemos un grupo de jóvenes que realizan talleres de técnicas narrativas y se interesan, además, por todo esto de la cultura manga, también celebramos el cumpleaños de Bob Marley con todos aquellos que se interesan por la cultura Rasta, las degustaciones de café son muy populares, inauguramos una exposición de la trova en discos de vinilo que combinamos con la presentación de audiovisuales, entre otros”.

Según Yaumara López, que es también Jefa del Departamento de Arqueología de la Oficina del Conservador de la Ciudad, la diversidad de gustos que confluyen en la Casa Dranguet se debe a que “la concepción inicial de esta fue la de ser un receptáculo para la cultura cafetalera, en su sentido más amplio porque es más que los cafetales franceses que se declararon, y la cultura francesa, pero con la cotidianidad del trabajo nos dimos cuenta que el pueblo santiaguero, su cultura e identidad, es variopinta, y que el alcance que proponíamos inicialmente no iba a ser suficiente, por eso decidimos incluir todo aquel proyecto cultural que tuviese impacto y que fuese bien recibido por el público, por eso en un año nos hemos ido diversificando”.



Inicialmente la Casa Dranguet iba a tener sala de exposición permanente, sala de exposiciones transitorias, la cafetería y oficinas, sin embargo, con el tiempo surgieron otras necesidades a las
cuales la institución también se adaptó. De esa manera todos sus espacios son bastantes dúctiles y se pueden ajustar a las necesidades de las actividades que se realicen, tal es el caso de la sala de
exposiciones transitorias que también puede convertirse en salón de conferencias, iniciativa esta que se materializó con una serie de charlas sobre la cultura, que se hicieron a puertas abiertas y en las
cuales participaron incluso aquellos clientes que se encontraban en el patio de la institución disfrutando de las ofertas de la cafetería.

Sin embargo, quizás la iniciativa más extraña, fuera de lo común en instituciones culturales como la Casa Dranguet, y no por ello menos llamativa y funcional, es un pequeño estudio de grabación.

Para Yaumara López esta iniciativa es muy interesante “y ya está rindiendo sus frutos,  su sentido fundamental está en dar una oportunidad a aquellos talentos emergentes que no tienen muchas veces
la oportunidad de grabar con las grandes disqueras, y aquí pueden hacer sus primeras grabaciones que les servirán de carta de presentación para mostrar sus trabajos. El otro objetivo del estudio
es salvaguardar el patrimonio de grupos portadores culturales. Es una experiencia única en Santiago de Cuba, no creo que otras instituciones tengan algo así”.


Dentro de los planes futuros de la Casa Dranguet, la Dra.C López, señaló que está el equipamiento que deben recibir para mejorar la tecnología del estudio de grabación, también deben terminar la restauración de una antigua pintura mural, del siglo XIX, y que se conserva en el centro, antes de finalizar este 2016 deben cambiar el mobiliario de la institución, para hacerla más agradable y acogedora, igualmente se transformará el patio; en los primeros meses de 2017 debe llegar una pieza clave dentro del funcionamiento del lugar, que es una pequeña torrefactora, “y de esa forma cumpliremos otro gran sueño que es tostar el café en la Casa y que las personas puedan ver el proceso, y a una hora determinada del día lo apilaremos en el patio, de la manera tradicional que se hace el llamado café colador o empina´o”.


La rehabilitación integral de la Casa Dranguet,  como parte del proyecto Caminos del Café, de conjunto con Oficina del Conservador de la Ciudad, fundación Malongo y la Unión Europea, se incluyó como parte de los trabajos en el Anillo Cero del Centro Histórico de la Ciudad de Santiago de Cuba, que era uno de los proyectos más importantes por la celebración del medio milenio de fundada la urbe, de ahí que recibió un impulso constructivo significativo que propició la inauguración del centro el 7 de noviembre de 2015, en su privilegiada ubicación, en la intersección de las calles Heredia y Corona.

En la actualidad, y a solo un año de fundada, la Casa Dranguet exhibe una impresionante labor de inserción en el área de la divulgación de la cultura de Santiago de Cuba. Si bien hoy se puede vislumbrar la importancia de su quehacer en los próximos años, creo que a duras penas es un pequeño acercamiento a la verdadera trascendencia que tendrá la institución una vez comience a funcionar el Parque Arqueológico Cafetalero, presuntamente a finales de 2017 e inicios de 2018. Hay que esperar para ver, pero las sorpresas, y trascendencia, serán grande.