Primer científico santiaguero que ejerce como Alcalde y Gobernador:

Body: 

DrC. Luis Estruch Rancaño.

La dirección es una ciencia en sí misma, por tanto, está colmada de principios, regularidades y una armazón de conocimientos y experiencias. Pero en Cuba no se ha partido en la organización de esa sociedad de tales teorías, no podía ser otra manera, pues nuestro país ha tenido que ir ordenando la sociedad y su dinámica socio productiva poco a poco, formando cuadros y sobreponiéndose a las agresiones y bloqueo económico, político y financiero norteamericanos, partiendo de un alto nivel de analfabetos, en 1959, pasando a una enseñanza obligatoria hasta 9no grado y de cientos de miles de universitarios y estudiantes de diversas especialidades a lo largo de estos 56 años de Revolución.

La salida del país de muchos profesionales y la tirantez política que comenzó con el triunfo revolucionario de 1959, hizo que muchos dirigentes de diferentes esferas de trabajo, fueran compañeros sencillamente improvisados y a veces sin ningún conocimiento de la actividad, a que estaban llamados a administrar. Fue una situación más marcada en el campo de la salud, donde de 6000 médicos existentes en 1959 se fueron del país unos 3000, igual suerte corrió el 70% de los profesores de la carrera de Medicina.

Pero el país ha ganado mucho porque sobre todo se apostó desde los días previos a la victoria popular, a la formación del capital humano, desde la realización de la Campaña Nacional de Alfabetización y el Plan de Seguimiento hasta el establecimiento de la Política Científica Nacional. Todo ello condujo a la creación de escuelas de formación de Cuadros en los diferentes ministerios y organizaciones políticas, sociales y sindicales.

En este entorno favorecedor de la cultura y el crecimiento ciudadano, comienzan a surgir en Cuba los primeros doctores en Ciencias en diferentes especialidades y ramas del conocimiento. Uno de los graduados en la formación doctoral, fue el DrC. Luis Estruch Rancaño, oriundo de Santiago de Cuba, nacido el 26 de octubre 1943.

Se graduó de médico en 1974, en cuyo acto solemne de graduación En el teatro Cuba de calle Enramadas, fue escogido para, en nombre de los 1,000 graduados de la Universidad de Oriente, leer el Compromiso de los Graduados, para lo cual se tuvo en cuenta que fue el graduado más integral de la carrera de Medicina, entonces adscripta a la Universidad de Oriente.

Comienza su vida médica en 1974 dirigente en la salubridad de la Región Santiago, o sea director de Higiene y Epidemiologia de la región, que abarcaba desde Guantánamo hasta Manzanillo, en todo lo referente a esta especialidad, en contacto directo con la Sociedad, con sus organizaciones de masa, con el trabajo intersectorial, multisectorial y comunitario, para el cual su formación obrera y de trabajador resultaba fundamental, además de sus conocimientos médicos dirigió al mismo tiempo la asistencia médica, la estomatológica y la asistencia social, cerrando el ciclo completo de la salud.

Se presentó para la defensa doctoral el 25 de julio de 1982, en la universidad de Jena, provincia de Jena en la ex República Democrática Alemana, donde había tenido que defender dos meses antes el marxismo leninismo como requisito académico, discutido curiosamente en la misma aula en que Carlos Marx, defendió su doctorado, decenas de años atrás, en la que obtuvo Magma Cum Laude. Luego en la defensa doctoral de la cual emergió con la evaluación de Summa Cum Laude, cinco estrellas y el Grado Científico de Doctor en Ciencias Médicas.

Quiso la casualidad histórica de que el DrC. Estruch Rancaño se convirtiera con su doctorado, en el primer Doctor en Ciencias de Cuba en Higiene y Epidemiologia, y uno de los primeros doctorados de medicina y otras especialidades en toda la antigua provincia de Oriente.

La calidad del trabajo presentado y la magistral defensa lograda por Estruch Rancaño, propició que fuera estimulado con la obtención del Premio Científico Anual de Salud del MINSAP de Cuba, de 1981, recibiendo el premio en el teatro de la Escuela de Medicina de Santiago de Cuba, de manos del Dr. José Ramón Machado Ventura, también la Distinción Especial del Ministro de Educación Superior en 1983, firmada y entregada por el ministro Dr. Vecino Alegret, por los resultados relevantes en la Ciencia y el aporte a la Sociedad. Y como si todo esto fuera poco y a pesar de su escaso tiempo, también obtuvo el Premio Científico de Alemania de 1983 “Max von Pettenkofer”, con el diploma la medalla acreditativa y 10,000 marcos entregada por el Ministro de Salud de la República Democrática Alemana, profesor, Dr. Meclinger, en la embajada en Cuba en ocasión de la reunión de Ministros de Salud del ex campo socialista e invitado a la cena de honor con los ministros por el comandante en jefe, entregándole el premio metálico obtenido para fondos de las Milicias de Tropas Territoriales de Cuba, en forma altruista y de desprendimiento total de lo material.

Los reconocimientos continuaron, pues en el año 1983 la Central de Trabajadores de Cuba le otorgó el título de Vanguardia Nacional de la Salud Pública y la Condecoración del Consejo de Estado Hazaña Laboral y el premio estimulado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, de un viaje de dos personas a la URSS con una estancia de 15 días.

Durante varios años la vida profesional del DrC. Luis Estruch transcurrió dirigiendo en la Región Santiago de Salud, luego se promovió a jefe del Dpto. provincial de Prevención, Desinfección y Esterilización hospitalaria y de control de Vectores, el Departamento Provincial de Hospitales y la Higiene y la Epidemiologia del Sectorial Prov. de Salud, también fungió como Director Provincial de Higiene y Epidemiología desde 1982 hasta 1986, fecha en la que asumió la función de Director Provincial de Salud Pública hasta 1989.

En 1989 el compañero Esteban Lazo, entonces Primer Secretario del PCC[1] en Santiago de Cuba, le plantea al entonces Presidente cubano, Fidel Castro Ruz, que permita nombrar al DrC. Estruch Rancaño para el trabajo en el Gobierno provincial de Santiago de Cuba, ya como cuadro profesional, ya que existían firmes restricciones de escoger médicos para funciones de dirección política en forma profesional.

Como una excepción el compañero Fidel lo autoriza, decisión que no fue nada fácil pues se conocía que Estruch desempeñaba con los cargos de mucha responsabilidad y contaba en su haber con tareas científicas en el MINSAP y además, formaba parte del registro de los 100 profesionales médicos más destacados de Cuba, que controlaba la dirección de la Revolución y donde además desde 1986 se planteaba su promoción nacional, ya aprobada, para director del Instituto Científico Nacional de Higiene, Epidemiologia y Microbiología de Cuba.

De ahí es que desde esta última dirección al frente de la administración de la salud pública en la provincia, y por el valor que tiene para la toma de decisiones en el Gobierno, participa como Miembro no profesional del Ejecutivo del Gobierno en la Provincia Santiago de Cuba desde 1984.

Un poco antes, en Noviembre de 1989 resultó electo Vice Presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular de Santiago de Cuba, para dirigir las actividades de segundo al mando de la provincia, así como en la Agricultura, la Zafra, la Defensa, la Industria y la Economía del territorio, con la misión de asumir una tarea gigante, de la cual tenía sólo la preparación de “hombre de base, obrero, trabajador de una pequeña industria y luego con el Che en el Ministerio de Industrias de Oriente Sur, la parte Industrial Alimenticia,”[2] durante los años 1962 al 1968.

En ese año, 1989 pasó al gobierno de forma definitiva y se separa de la Dirección de la Salud Pública, al menos “artificialmente” como él mismo reconoce, cuestión razonablemente entendida, pues continuó sus clases y conferencias como profesor de la Facultad de Medicina No. 2 de Ciencias Médicas, de la misma forma que permaneció realizando investigaciones que formaban parte de sus aspiraciones científicas, matizadas por la colaboración con los investigadores de Alemania, en un plan bilateral 1983 – 1995, orientadas al análisis de la resistencia antibiótica, la infección en hospitales y la desinfección y la esterilización en Salud. Como investigaciones únicas en el país con países del consejo de ayuda mutua y colaboración (CAME) en aquel entonces, así como otras investigaciones ambientales del país.

De esta forma resultó electo por el pueblo como delegado de circunscripción de los 5 edificios altos de la avenida Garzón, donde vivía y fue electo en tres ocasiones en las elecciones municipales del Poder Popular de base desde 1986; y como delegado a la Asamblea Provincial del Poder Popular por los electores del municipio Mella y luego del municipio Songo La Maya, lo cual lo hacía miembro oficial de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

La nueva realidad laboral hizo que participara en unas elecciones inéditas en la historia de la Revolución Cubana, pues por primera vez se elegirían por voto secreto y directo[3], en 1993 los Diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y en las mismas Estruch estaría conformando la boleta electoral junto con el Comandante en Jefe Fidel Castro y otros 7 dirigentes nacionales históricos, propuestos por Santiago de Cuba para aspirantes a diputados por los distintos distritos electorales del municipio, cuestión esta que se repitió en las elecciones generales del 1998 y en ambas acompañando al comandante de la revolución juan Almeida bosque.

En esta dinámica de 1993 con las nuevas elecciones municipales y generales a nivel de pueblo, se consideró que Luis Estruch debía pasar a encabezar la dirección del Gobierno Municipal de Santiago de Cuba, como Alcalde, lo que representaba un nuevo giro en su vida profesional y pública a la cual se agregaría la de Diputado a la Asamblea Nacional.

Este proceso de gobierno lo presenta ya en 1992 como Presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, o sea, Alcalde de la ciudad de Santiago de Cuba, funciones que desempeñó hasta el año 1995, pasando a presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en el año 1995.

Dirigir a Santiago de Cuba, la Ciudad Héroe de la República de Cuba se mostraba tarea harto compleja, pues es una ciudad muy poblada, la más caribeña de las ciudades cubanas, que conserva una intensa tradición patriótica, con una confluencia sólida y diversa de culturas, y donde sus ciudadanos son patriotas con criterio y fortaleza para exigir lo correcto, pero también para la entrega a la obra revolucionaria.

No sería esta una tarea fácil, pero en esta oportunidad al estar al frente total de Gobierno, y estar atravesando el país el desastroso y difícil Período Especial en su etapa más dura desde 1992 al 1996, le correspondió la tarea de dirigir también el sistema de salud, la educación, la situación del agua, el medio ambiente, la vivienda, la cultura, la defensa la ciencia el deporte y la producción alimentaria, en fin la sociedad en su conjunto, siendo la ocasión más histórica y dura, teniendo que utilizar todos los conocimientos que había adquirido en la carrera como médico, como santiaguero e hijo de pueblo, para trabajar con la  sociedad santiaguera y los enormes retos del periodo señalado, estar junto al pueblo todo el tiempo y compartir sus necesidades y buscar alternativas locales con unión y firmeza revolucionaria.

Por supuesto, el DrC. Luis Estruch gozaba de una gran ventaja: era santiaguero de origen y había vivido intensamente la vida cotidiana de la provincia. Por tanto, era parte de su vida salir de los barrios humildes, vivir con los obreros donde comenzó a laborar a los 13 años desde 1956, combinar el estudio con el trabajo en su formación, también le favoreció la experiencia de haber estudiado en la Universidad de Oriente y al mismo tiempo dirigir la Juventud[4] y la FEU[5], y haber sido dirigente de Salud desde 1974 al 1989.

Esa gama compleja de experiencias le permitieron aplicar los conocimientos, en organizar los Consejos Populares y los Distritos de la ciudad, tarea esta única en el país y como experiencia nacional, a la cual le dedicó tiempo así como y llevar planes de reconstrucción de cuarterías[6], para convertirlas en cuartos individuales habitables y darles la propiedad a miles de santiagueros.

La vida de gobernante le permitió acercarse a los procesos constructivos concretos, de obras sociales productivas y científicas, por todo esto en su eso bajo su administración se tiraron pisos de cemento a decenas de miles de viviendas y se construyeron pequeños y medianos acueductos, buscó alternativas alimentarias con los organopónicos y producción local de alimentos y materiales de construcción, adaptación de locales para los consultorios médicos de familia, escuelas y aulas docentes, canchas y campos deportivos.

Orientó la realización de un censo habitacional y de la existencia de pisos de tierra en las casa, descubriendo una realidad que sobrepasaba los cálculos más osados, pues todos se sorprendieron con la cifra de unos 80 mil pisos de tierra; luego promovió un censo sobre las comunidades de menos de 5 mil habitantes que no tenían agua potable, por lo que los niños tenían que ir a buscarla en ríos, cargarla con bueyes, arrojando como resultado que el problema era grave.

El Gobernador Luis Estruch llevó a que la ciudad y el municipio a que obtuvieran los mayores lauros en las tareas de la defensa y lograr el primer municipio fortificado y de obras de la defensa de esa etapa, además lograr el desarrollo de los distritos, de los Consejos populares de la ciudad y la ruralidad del mismo, incluyendo El Cristo, Siboney, Boniato, El Cobre, Siboney, Gran Piedra, Caney y Ramón de las Yaguas.

Utilizó el recién formado sistema del Médico y la Enfermera de la familia, en el trabajo en la comunidad, logrando una integración comunitaria intersectorial e interdisciplinaria en función de la salud y educación del pueblo.

También el DrC. Estruch Rancaño promovió el talento de todas las personas, al vincular en los barrios, la salud, con la cultura, el deporte y la educación .Y la creación e innovación y alternativas populares en la solución de los problemas del periodo especial. Todas estas acciones de integración con la sociedad y de solidaridad con los ciudadanos, le permitieron consagrarse en la creatividad por la integración multidisciplinaria y comunitaria, que favorecieron junto al movimiento eleccionario para Diputados en Santiago, realizar cientos de pequeñas obras para el pueblo en los barrios y lugares remotos.

 Estruch se ganó la confianza de los electores y directivos del municipio Santiago de Cuba primero y de la provincia después, por lo que resultó electo Diputado a la Asamblea Nacional en el 1993, reelecto en el 1998 y representando al pueblo de Santiago de Cuba en la Asamblea a Nacional[7], por 10 años consecutivos, de 1993 al 2003.

En el año 1995 pasó a dirigir la provincia como Presidente (Gobernador) del Poder Popular para la Provincia Santiago de Cuba hasta el 1999. Se convierte esta responsabilidad en una nueva oportunidad histórica, como representante de toda la provincia con una población de millón cien mil habitantes y despliega en su labor directiva, los mismos principios que cultivó en su labor como Alcalde de Santiago de Cuba, lo cual se tradujo en acciones más diversas en el amplio territorio, el más montañoso de Cuba, para bien de todos sus ciudadanos.

Una acción de gran trascendencia para el ulterior desarrollo de la ciudad de Santiago de Cuba, la creación de la Oficina del Conservador de la Ciudad en 1996, la cual creó y firmó oficialmente el comandante en jefe y del Conservador de la Ciudad, el arquitecto Omar López, que contó con la claridad, visión futurista y sapiensa del Dr. Estruch, quien a estar en funciones gubernamentales, pudo hacer mucho más para hacer comprender el valor de esta institución para fomentar el desarrollo de la ciudad.

Asimismo se desarrollaron las instituciones culturales, eventos como EXPOCARIBE, la Fiesta del Fuego del Festival del Caribe, la Cámara de Comercio, eventos deportivos nacionales e internacionales los centros científicos y las acciones de hermanamiento con ciudades del Caribe y Latinoamérica, que facilitaron relaciones y apoyo material así como el desarrollo del turismo del territorio.

Por los resultados alcanzados en su gestión de gobierno, nuevas responsabilidades se le encomiendan de manera emergente; el primer encargo le permitió desempeñarse desde julio de 1999 como asesor del Consejo de Estado y de la Secretaria del mismo, en relación con la atención y acompañamiento de las tareas del Polo Científico: biotecnología cubana (Creación de la Escuela Latinoamericana de Medicina 1999, la Escuela Internacional de Educación Física y Deportes 2000, Centros nuevos de Biotecnología, tareas de la salud pública y del SIDA, convenios iniciales de cuba con Venezuela, convenios de biotecnología y salud con la República Popular China y otras tareas).

Esta tarea, en la que se mantuvo por unos 8 años, la realizó trabajando al lado del, Dr. José M. Millar Barruecos (Chomy), que era en ese entonces Secretario del Consejo de Estado y colaborador personal de Fidel Castro del Líder Histórico de la Revolución.

Posteriormente, EL 1 de diciembre del 2007 pasó a dirigir el Viceministerio de Salud Pública de Higiene y Epidemiología y Microbiología. En resumen, su actuación en el Gobierno fue desde 1989 hasta el 1999, 11 años en que en julio de ese año, recibió al aplauso y reconocimiento como muestra del deber cumplido.

Cuando recuerda este periodo de dirección de gobierno, el DrC. Luis Estruch anota: “nunca dejé de dar mis clases, conferencias, de seguir unido a la lecturaGiovanni L. Villalón. Primicias y curiosidades de las ciencias en Santiago de Cuba. 2014. y proyectos científicos e investigativos, a relacionarse con todos los científicos de la provincia, en el múltiple quehacer científico y haber sido protagónico en la creación del segundo Polo científico del país, con la inauguración en Santiago de múltiples instituciones científicas de la salud, la física, los biológicos, las industrias, etc., para desarrollo científico del territorio.”[8]

Al igual que en 1960 estuvo al lado de Fidel y Esteban Lazo, cuando en la inauguración del Centro de Biofísica Médica, en el 1993, Fidel proclamó que Cuba viviría del resultado de sus investigaciones científicas y logros exportables en la biotecnología los medicamentos y en la exportación de los servicios médicos y otros servicios.

Al indagar sobre la posibilidad de aplicar y generalizar su propia tesis doctoral, pudimos conocer que el DrC. Estruch vio como una oportunidad inigualable su posición al frente del gobierno para estos resultados tuvieran una dimensión práctica. Por eso señala con orgullo que:

[…] yo tengo la satisfacción de que todo o que yo planteé como hipótesis y recomendaciones en mi defensa doctoral, se ejecutaron, dimos las medidas de protección a la represa Gilbert, creamos el agua potable para el hospital Grillo, hicimos laguna de oxidación para los residuales porque yo no podía dejar aquellas cosas que había detectado y planteado como obra muerta y así muchas cosas que estudiamos y que hicimos ciencia, la llevamos después a la vida pública, al razonamiento.[9]

Estruch logró esta actuación desde la ciencia por la formación profesional y científica recibida y estar persuadido de la idea de que la ciencia puede ser muy útil en cualquier desempeño en la vida. Pero más que eso, considera que es un deber de todo investigador llevar a la práctica sus descubrimientos y nuevos conocimientos. Por ello confiesa que “siempre ha sido un crítico de los científicos que no han logrado materializar nada en la vida para práctica.”[10]

Asimismo, Estruch tuvo la claridad necesaria para utilizar los métodos científicos en su gestión directiva al frente del gobierno. Algunos de los problemas atendidos y que tuvieron como base sus estudios de la realidad para un diagnóstico adecuado y por tanto, una proyección programática de las soluciones, fueron los referidos a la calidad de vida de los santiagueros, la situación de los jubilados, la higiene en el trabajo de los cañeros durante las zafras azucareras, las acciones para todos y su prevención y protección. Asimismo, al proyectar el plan de desarrollo habitacional, realizó un censo de las cuarterías de Santiago de Cuba, cuánta gente vivía en ellas, cuántos baños había, cuántas camas, cuántas personas dormían en un cuarto, etc. Así descubrió que había un serio problema de higiene, de calidad de vida, de desarrollo. Se conmovió con esta situación y llegó a la conclusión de que al vivir en esas condiciones se puede tener talento, pero es difícil que hacer ciencia.

De ahí que Estruch orientara los programas de desarrollo del gobierno hacia lugares claves, que permitieran el desarrollo del ser humano, de la familia, de la calidad de vida. Su formación médica y científica le permitía abordar cada problema y plantear soluciones directas e integrales para esos aspectos.

Ante las palabras escrutadoras para este trabajo, el DrC. Luis Estruch hizo una autovaloración que muestra de manera sintética, su vida caracterizada por la entrega y el compromiso. Así dijo:

[…] en mi vida, todo lo que he estudiado vivido junto al pueblo, me sirvió para forjarme y aplicarlo en la práctica, comprender al pueblo, tener la tolerancia suficiente para tratar con todas las edades, sexo, raza, creencias políticas y religiosas y saber estimar el valor de las pequeñas inventivas, la sapiencia del pueblo, de la cual fui también miembro destacado de las brigadas del FORUM de la innovación y la ciencia y además, docente de pregrado y post grado de la Universidad Médica.[11]

Estruch tuvo una experiencia enriquecedora que, como espiral de desarrollo, ascendía hacia nuevos peldaños en la dirección. Ese joven que en los años 50 vendía pan por el barrio Los Hoyos, se creció con la formación médica y siguió ascendiendo en su cultura y su preparación profesional, hasta hacerse investigador y científico. Todo ello fue coronado con la oportunidad de ser representante del pueblo y ayudar a encauzar su destino. Con esta labor el DrC. Luis Estruch se convirtió en el primer científico de Santiago que se incorporaba a la dirección de gobierno en Santiago de Cuba.

Ante los incrédulos y escépticos que no vieron con buenos ojos la decisión de Estruch de aceptar su trabajo gubernamental, él precisa que:

No perdí tiempo alguno, al contrario lo gané, lo integré, lo experimenté en mi actuación directiva y llegué a grandes satisfacciones del deber cumplido. La ciencia, la educación, la salud, y demás actividades de la sociedad son partes inherentes del gobierno local y de su desarrollo, como fuerzas complementarias. El científico tiene que conocer de la base, tiene que investigar con los pies sobre la tierra y saber que sus logros científicos, sus demostraciones y resultados de la ciencia, tienen que aplicarse en la práctica social.[12]

Por sus méritos en la gestión gubernamental, el DrC. Luis Estruch Rancaño recibió diversos reconocimientos, que confirman la valía de su trabajo y la efectividad de lo logrado durante los once años de trabajo tanto a nivel municipal, como provincial. Medalla 490 años de la Fundación de la ciudad Santiago de Cuba.

Entre los estímulos recibidos se pueden mencionar la Orden “25 años Cuadro Destacado de los Órganos Locales del Poder Popular”, Reconocimiento especial “20 Aniversario por sus aportes científico- técnicos y en la dirección del Poder Popular de Santiago de Cuba”, Pergamino y Escudo de la Ciudad de Santiago de Cuba máximo Galardón que otorga la Asamblea Municipal del Poder Popular, Pergamino y Escudo de la Provincia Santiago de Cuba, máximo galardón de esta provincia y el Reconocimiento por trabajo destacado y constante en el XXV Aniversario del Poder Popular, y en total 35 medallas y condecoraciones.

Asimismo, otros países también reconocieron su labor al frente del gobierno local, como el entregado por la Alcaldía y su Alcalde Aristóbulo Isturiz: “Hijo Ilustre y Llave de la ciudad de Santiago León de Caracas, Venezuela, y de la ciudad de La Guaira, Estado de Vargas, Venezuela, ambas en el 1993, en ocasión de una visita a Venezuela, y Llave de la Ciudad, de la ciudad de San Bartolomé de Tirajana, de Canarias, España, en 1994.

Con ello se demuestra que la formación científica puede servir de condición insuperable para hacer más efectiva la labor de dirección. Sólo se requiere de claridad en los objetivos a lograr y poner en evidencia los conocimientos y los valores que le son inherentes a la actividad científica, sobre todo desde las perspectivas de un país como Cuba, que asume la ciencia y la tecnología con un fundamento social, por su realización por parte de toda la sociedad y porque esta es la beneficiaria de sus aportes y transformaciones, como lo definió la Revolución desde sus días iniciales del triunfo en 1959.

 

[1] Partido Comunista de Cuba.

[2] L. Estruch Rancaño. Entrevista realizada por el autor del trabajo. Santiago de Cuba, 23 de
abril de 2014.

[3] Se refiere a las elecciones generales realizadas en Cuba en el año 1993.

[4] Unión de Jóvenes Comunistas, organización política juvenil cubana.

[5] Federación Estudiantil Universitaria.

[6] Viviendas multifamiliares caracterizadas por el hacinamiento y las malas condiciones de vida.

[7] Congreso de los Diputados cubano.

[8] L. Estruch Rancaño. Notas para una biografía. Inédita. Santiago de Cuba, 2014.

[9] Ibídem.

[10] Ibídem.

[11] Ibídem.

[12] Ibídem