Nuevo “alzamiento armado” en la calle Enramadas en Santiago de Cuba

Body: 

Publicado: 21 de noviembre de 2016 | Por: Miguel Gaínza Chacón | Fotos: Carlos Manuel Ponce y Autor

Un nuevo “alzamiento armado” en la emblemática calle Enramadas de esta ciudad protagonizan desde hace más de una semana, hombres y mujeres de la población, directivos y trabajadores de entidades estatales de esta ciudad.

Armada de ideas, determinación, palas, parihuelas, instrumentos de la construcción, y deseos de avanzar, la “tropa” lucha contra el tiempo, por devolver en un tiempo récord, el esplendor a la intersección de las calles San Pedro y Enramadas, afectada hace 10 días por un incendio de grandes proporciones.

Mientras se movían de un lado a otro de la vía, constructores y dirigentes del Partido Comunista de Cuba (PCC), del Poder Popular (Gobierno) y de empresas estatales, exhibían esta madrugada, en sus brazos, el legendario brazalete rojinegro del Movimiento Revolucionario 26 de Julio.

El distintivo es similar al que por primera vez se vio en las calles de esta ciudad, el 30 de noviembre de 1956, usado por los revolucionarios que bajo el mando de Frank País García protagonizaron el alzamiento armado de la urbe, como apoyo al desembarco de los expedicionarios del yate Granma, encabezados por Fidel Castro Ruz.

Lo simbólico del brazal rojinegro es que quienes lo exhiben hoy,  interpretan la tarea constructiva que acometen, como un “auténtico alzamiento”, “armados” de útiles, herramientas y consagración, precisamente para saludar con la obra terminada, el aniversario 60 de la acción del 30 de noviembre de 1956.

“La meta es que las siete unidades destruidas por el incendio estén listas el 29 de noviembre, y no solo constructivamente sino que estén prestando servicios al pueblo”, dijo Gabriel López, jefe del Departamento Ideológico del Comité Provincial del Partido.

 “Hoy ustedes, al llevar este brazalete, son los combatientes del 30 de Noviembre; el alzamiento va a ser, precisamente, en esta obra simbólica y ustedes a partir de hoy lo van a llevar mientras estén laborando aquí.”

La cercanía de la efeméride histórica sirve como inspiración a quienes remodelan el área destruida por el siniestro.

“Muy contentos por el trabajo de ustedes”

El miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), Lázaro Expósito Canto, primer secretario del PCC en la provincia y Héroe del Trabajo de la República de Cuba, entabló un diálogo esta madrugada, con los constructores ubicados en la calle Enramadas.

“Está todo Santiago mirando, con mucho cariño, lo que está pasando aquí: que después del fuego aquel ha venido el fuego de la honestidad; de la laboriosidad, del empuje que ustedes, están aplicando.

“Estamos muy contentos por la forma en que ustedes están trabajando aquí.

“Muchos organismos se han sumado para “asaltarlos” en todos estos días que restan hasta el 30 de Noviembre. Les van a traer bastante amor, bastante cariño y bastante solidaridad por lo que estamos haciendo.”

Entonces preguntó: “¿Cuál es la fecha de terminación?”. Y los constructores respondieron a coro: “El 30 de noviembre”.

“¿Por qué el 30?”, inquirió el dirigente partidista. Y un joven albañil respondió:

 “Para rendir homenaje a los que se alzaron ese día para apoyar el desembarco del “Granma”, que aunque fue el 2 de diciembre aquí se levantó en armas la ciudad el 30 de noviembre”.

A lo que Expósito Cantó agregó: “Entonces tenemos que decir que ‘nosotros estamos alzados por hacer de Santiago una ciudad más bella, ordenada, disciplinada, higiénica’. Y eso es posible por las manos de ustedes”.

La esencia es terminar para el 30 de noviembre

“Para Santiago de Cuba, el trabajo que se está haciendo en la calle Enramadas es fundamental”, añadió el arquitecto Omar López, director de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC), en primer lugar, porque los santiagueros han trabajado durante años para que Enramadas sea la calle más linda, y es un objetivo prácticamente logrado.

“Hemos tenido un siniestro en el corazón mismo de la vía, que ha afectado siete unidades de la calle. Y eso ha obligado a meditar: ¿Vamos a llegar a fin de año con Enramadas así? El pueblo no lo acepta.

 “El empeño es tratar de que el 30 de Noviembre, que es una fecha memorable, una fecha también de combate del pueblo de Santiago de Cuba, este reciba su calle renovada. Para eso se ha convocado a un grupo de organismos: proyectistas, inversionistas, ejecutores, abastecedores… para que la calle no tenga problema y esté como debe de estar para la efeméride”, señaló. 

López explicó que “Las Novedades” está casi lista; igualmente la tienda de “Caracol”, el “Marilyn”; se trabaja para que “Trimagen” (servicios y ventas fotográficos) se ponga al mismo nivel de las otras “porque no queremos dejar nada atrás; queremos que todo esté mejor que como estaba”, sentenció.

Dijo que ese empeño ha sido posible porque los organismos de proyecto dieron el frente: hicieron los proyectos en tiempo récord como también se está haciendo en tiempo récord la ejecución de las obras.

Parece que hace meses se trabaja allí 

A quien le digan que hace poco más de una semana se trabaja en el entorno de San Pedro y Enramadas no lo creería. Porque lo observado bien puede ser resultado de una faena constructiva de meses. Los edificios tienen sus techos; avanzan las instalaciones eléctricas y sanitarias; en “RETOMED” (fábrica de equipos médicos) se hace toda la carpintería; la ambientación es tarea de la Fundación Caguayo y el Fondo de Bienes Culturales… En fin, no se ha pasado por alto ningún detalle, porque se quiere que todo esté a la altura de lo que merece la calle Enramadas.

Por ejemplo, el área siniestrada era una amalgama de edificaciones muy antiguas, con componentes de madera propicios para un incendio. Ahora los locales se han hecho con las normas técnicas, paredes cortafuego…

El incendio puede considerarse, según apreciación de especialistas, como una alerta que da la ciudad. Y al respecto, Omar López dijo: “Si somos inteligentes y capaces, la ciudad irá para mejor. Cada una de estas cosas que hacemos es en función de la calidad de vida del santiaguero y eso  influye en la mentalidad del habitante, en la manera de comportarse. Tendremos una ciudad mejor que tendremos que cuidar más”, aseguró. 

Una obra de alto compromiso con el pueblo

Para Gilberto Romero, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial (Gobierno) “esta es una obra que tiene un alto compromiso con el pueblo, por lo que significa para los santiagueros la fecha del 30 de Noviembre y nos hemos comprometido a terminar estas obras para esa efeméride.

“Se trata de un esfuerzo mancomunado de un grupo de organismos y empresas del territorio para devolverle a esta esquina de Enramadas y San Pedro mucha más belleza de la que tenía antes de ocurrir el incendio. Y en eso estamos enfrascados, trabajando 24 horas aquí, todos los días para poder cumplir el compromiso.

“Están comprometidas, en primer lugar, las empresas que fueron afectadas por el incendio; están trabajando aquí, además, Mantenimiento Constructivo, la Epase, Emprestur, Forestal Gran Piedra Baconao, Talleres Agropecuarios… todo con un aseguramiento logístico de Escambray, ATM, Industria de Materiales, que han garantizado que no falte aquí el árido, el cemento, los bloques… Hay un compromiso muy fuerte de los compañeros de Proyecto, en tal sentido hay que destacar el trabajo realizado tanto por Emproy 15 como los de la Oficina del Conservador de la Ciudad en dar soluciones a pie de obra todos los día, algo que permite que la obra cuando Ud. la mira: tres jornadas al día, justifica el avance cada 24 horas.

“Para que se tenga una idea, solo al limpiar el área en los siete objetos de obra hemos extraído más de 115 camiones de escombros y cuatro o cinco camiones de materia prima, hierros y cosas que hemos tenido que apartar.

“Existe un aseguramiento total de los recursos para las obras; no hay ningún problema con los materiales: ni los ha habido al principio ni va a ocurrir.”

Cada día, a las 05:00 horas con la dirección de la provincia, y luego por la noche y un poco más técnicamente hablando con los constructores y el personal de dirección de los trabajos, se revisa la marcha de la obra. Y muy poco queda pendiente.