CASTILLO DEL MORRO SAN PEDRO DE LA ROCA

Body: 

 

El Castillo del Morro San Pedro de la Roca, es un testigo de la historia de Santiago de Cuba, historia tejida entre el férreo dominio español y el asedio de corsarios y piratas que buscaban en la ciudad portuaria saciar sus ansias de oro.

Durante los finales del siglo XVI, el sitio había sido seleccionado por su proximidad con la salida de la bahía para colocar unas velas, grupo de vigilantes que se encargaban de avisar si por la bahía se acercaba o entraba cualquier buque, para dar tiempo así a la ciudad a protegerse.

Numerosos son los intentos de disímiles gobernadores a lo largo de este primer siglo de la ciudad y de inicios del XVII de construir una fortificación que mantuviera a la ciudad fuera de peligro. Sin embargo no es hasta el 26 de julio de 1638 en que llega a la ciudad el ingeniero militar Juan Bautista Antonelli, que estas esperanzas fructifican.

Ese mismo día, el ingeniero, acompañado del gobernador, Pedro de la Roca y Borja, deciden emplazar la fortaleza en su sitio actual y antes de que recibieran aprobación alguna de la corte, comienzan con los trabajos. Modificado a lo largo del tiempo por disímiles ingenieros militares y constructores, el castillo se fue perfeccionando, llegando a ser, junto a sus hermanos menores, La Estrella y Santa Catalina, una poderosa defensa para cualquiera que intentara tomar la ciudad. Es quizás por ello que nunca entró en combate, deviniendo en cárcel y luego del triunfo revolucionario, es restaurado y convertido en 1978 en Museo de la Piratería.

Considerado una obra maestra de la arquitectura militar renacentista en el Caribe, el Morro fue declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad el 4 de diciembre de 1997.

Lic. Mayla Acedo Bravo