Santiago de Cuba, Ciudad Héroe de La República de Cuba

Body: 

Aniversario 33 de la declaratoria

Publicado: 27 de septiembre de 2016 | Por: Mayla Acedo Bravo | Fotos: Archivos

Documento de la Resolucion. Foto: Archivo OCC

El 26 de septiembre de 1983 el Consejo de Estado de la República de Cuba, en uso de las atribuciones que le están conferidas y a propuesta de su presidente, aprueba el acuerdo número 207, el cual otorga a la ciudad de Santiago de Cuba el Título Honorífico de Héroe de la República de Cuba y la Orden Antonio Maceo. Con posterioridad y en acto solemne efectuado ante el pueblo desde el Ayuntamiento, sede de la Asamblea Municipal del Poder Popular, el 1ro de enero de 1984, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, entrega el Título Honorífico a Santiago de Cuba de Héroe de la República de Cuba, la estrella de oro que lo representa, la Orden Antonio Maceo y sus réplicas ampliadas, que actualmente están en la fachada de la sede de la Asamblea Municipal del Poder Popular.

Réplicas de las medallas de Héroe de la República de Cuba y la Orden Antonio Maceo que se encuentran en la fachada del antiguo Ayuntamiento. Archivo OCC

En memorable discurso, Fidel expresó:

Fidel desde el Ayuntamiento.  Foto: Archivo Central del Poder Popular Municipal

¡A ti te otorgamos hoy el título de Héroe de la República de Cuba y la Orden "Antonio Maceo", aquel insigne hijo tuyo que nos enseñó que jamás un combatiente cesa en su lucha, que jamás puede haber pactos indignos con el enemigo, que jamás nadie podrá intentar apoderarse de Cuba sin perecer en la contienda! Tú nos acompañaste en los días más difíciles, aquí tuvimos nuestro Moncada, nuestro 30 de Noviembre, nuestro Primero de Enero. A ti te honramos especialmente hoy, y contigo a todo nuestro pueblo, que esta noche se simboliza en ti. ¡Que siempre sean ejemplo de todos los cubanos tu heroísmo, tu patriotismo y tu espíritu revolucionario! ¡Que siempre sea la consigna heroica de nuestro pueblo lo que aquí aprendimos: Patria o Muerte!¡Que siempre nos espere lo que aquí conocimos aquel glorioso Primero de Enero: la victoria!

¡Gracias, Santiago!