Homenaje al “Príncipe de las palabras”

Body: 

Publicado: 10 de marzo del 2016 | Por: Carlos Manuel Ponce Sosa | Fotos: Colaborador.

Ado, primero a la derecha, en la conducción de la Revista Santiago, programa de la parrilla televisiva del telecentro territorial TeleTurquino.

A casi un año de su partida física Santiago lo extraña. Su sonrisa permanente, su manera impecable de vestir, y sobre todo sus palabras, esas que nunca le faltaron en el momento preciso, son y serán inolvidables.

Fue su última maldad irse sin avisar, repentinamente, justo un día después de haber cumplido 49 años. Ingeniero en telecomunicaciones devenido en realizador, locutor, conductor y director de programas, dejó con su partida un espacio insustituible en la radio y televisión santiagueras.

Ado Sanz y la cantante cubana Niurka Reyes.

Ado Sanz Milá: un nombre que será recordado siempre en esta tierra indómita, rebelde y hospitalaria que le vio nacer y hacerse un gigante “todoterreno” en los medios de comunicación.

Un infarto cardiaco masivo quiso silenciar su voz, pero fue imposible. Su intensa, aunque corta vida fue suficiente para que su timbre, personalidad y gracia se impregnaran en los corazones del pueblo. 

Era el alma, la mente y el motor de tantos proyectos…, que su sello se mantiene intacto. Tenía mucho que entregar aún en las aulas de la Universidad de Oriente como profesor de locución, en espacios como Generación, Súper Show, Tridimensional, Revista Santiago, en fin…

El sonero Adalberto Álvarez, Leticia Rodríguez, (habitual pareja en la conducción) en el Teatro Heredia de Santiago de Cuba, otro de los tantos escenario donde se presentaba el "Príncipe de las palabras".

Su entrega absoluta, inteligencia, profesionalidad y sencillez, le valió el reconocimiento de todos cuantos le conocieron y hasta de aquellos que, en la distancia, escuchaban de él y de sus logros.

Por eso no era de extrañar que Santiago convertido en un mar de gente le dijera adiós hace un año atrás, justo en el mes de abril. Un adiós que significaba realmente un hasta siempre.

Junto al "Acuarelista de la poesía antillana" Luis Carbonel.

El llamado “príncipe de las palabras” no ha muerto aunque físicamente ya no esté entre nosotros, pues, como expresó una vez el periodista Reinaldo Cedeño Pineda, su amigo: “Dicen que la radio se esfuma, que se va; pero su voz está sonando en la memoria, todavía”.

En la animación y conducción de los paseos de carrosas y comparsas en los Carnavales de la ciudad indómita.