Santiago de Cuba, ciudad que se aproxima a su medio milenio

Body: 

Por: Luis Estruch Rancaño
(Nuestros Columnistas)

A solo días de la celebración del aniversario 498 de la fundación de la ciudad de Santiago de Cuba, muy cerca de su medio milenio de fundada, resulta imprescindible desentrañar algunos de los misterios e historias que convierten la séptima villa fundada por los españoles en uba, en un sitio singular.

El aniversario de la ciudad

En realidad siempre en alguna forma se recordaba el aniversario de fundación de la ciudad, pero de manera aislada y no jerarquizado por el gobierno del municipio y mucho menos con un plan de actividades.

Durante mis estudios en Alemania, tuve experiencia de cómo varias urbes de Europa celebraban sus 500, 600, 800 y hasta mil años de fundadas. En los años de 1978 al 1982, participé junto a los alemanes en esas conmemoraciones, en trabajos como reconstrucciones, pintura, remozamientos de parques, calles, fachadas, museos, además de una gran cantidad de actividades culturales, históricas, gastronómicas, de diversión popular y de afianzamiento de los valores fundacionales y de pertenencia hacia esa ciudad y sus descendientes. Esto me llamó fuertemente la atención y prendió en mi cultura al respecto.

Al ser electo en 1992 como Presidente de la Asamblea Municipal de Santiago de Cuba, o sea Alcalde, y en conversaciones con el hermano y compañero, Omar López, me di a la tarea de preparar una propuesta de acciones y actividades para elevar al PCC del Municipio y Provincia y al Gobierno Provincial, para tratar estos aspectos con compañeros del MINREX, MINCULT y la Oficina del Historiador de la Habana, a todos los cuales mandé mis ideas y traté de ganar su apoyo.

Así se produjeron múltiples discusiones oficiales a favor y en contra, ya que es de recordar que estábamos hablando del año 1992, en medio del periodo especial, y donde por vez primera no habíamos podido celebrar los carnavales del 1992 y 1993, dada la situación tan crítica económicamente, y donde los recursos con que contábamos eran los esenciales para vivir y no para fiestas.

Todo eso me llevo a pensar en proponer con la experiencia adquirida de Alemania, un plan objetivo, racional, sencillo, popular, que se hiciera real. En el año 1993 soy electo de nuevo por el voto popular por tercer mandato como Delegado de circunscripción del Poder Popular en el área de los 5 edificios altos de la avenida Garzón, y por la Asamblea Municipal electo Presidente de la Asamblea Municipal de la Alcaldía de Santiago de Cuba.

Unos meses después en las elecciones generales del país soy electo delegado a la Asamblea Provincial, y Diputado al Parlamento cubano por un mandato de 5 años. Ya transcurriendo el año 1993, y cada vez con más fuerza, las dificultades económicas subjetivas del periodo especial, pienso y propongo trabajar más de cerca los hermanamientos entre ciudades del mundo y en especial con ciudades que llevan el nombre de Santiago, y a partir de estos hermanamientos ganar solidaridad y recursos donados para la ciudad.

En esa etapa de 1993 y 1994, nos hermanamos con Santiago de Compostela, en España, D Alizai, en Francia, San Bartolomé de Tirajana, en Canarias, España, Villa de Teror, Canarias, España, Puerto Antonio en Jamaica, Santiago de los Caballeros en República Dominicana y Cartagena de Indias, en Colombia.

Todos estos movimientos de hermanamientos, conllevaban visitas de los alcaldes y funcionarios de las alcaldías de esos municipios, además de que movilizaron organizaciones en otros municipios, para obtener recursos y donativos para la ciudad.

Así se desarrolló un amplio movimiento con Santiago, y desde mi posición, de Presidente Municipal, Diputado al Parlamento y Miembro de la comisión de relaciones internacionales del parlamento Cubano, se estrecharon las relaciones y comprensión política y gubernamental a ese movimiento con nuestra ciudad.

De esta forma recibimos ambulancias, ómnibus, contenedores de basura, camiones de recogida de basuras, bombillos, medicamentos, elementos para construcción, insumos para hogares de anciano, hogares de impedidos físicos, círculos infantiles, escuelas etc.

Lanzamos el plan oficial ya aprobado por las instancias del Partido y Gobierno local, para el llamado al 480 Aniversario de la ciudad, el 25 de julio de 1995, y la idea de celebrar un encuentro de las Alcaldías de las ciudades del mundo que llevaban el nombre de Santiago, para celebrarlo en ocasión de ese aniversario de la ciudad

El plan del 480 aniversario de la ciudad de Santiago de Cuba

Tuvimos que hacer un plan entendible para todo el mundo, que partiera de una integralidad y lograra, aun en la etapa más dura del periodo especial, lanzar actividades modestas, de poco financiamiento y mucha ayuda exterior y nacional.

Lo primero que nos planteamos fue volver a celebrar los carnavales de la ciudad, que llevaba dos años solo como semana de la cultura, y nos planteamos sacar de nuevo a las calles las congas, paseos, carrozas y ofertas tradicionales, lo cual organizamos como parte de las actividades.

Creamos, con apoyo de la UNICEF en Cuba, el Carnaval Infantil por las mañanas, en la misma zona de Garzón del jurado y con los mismos recursos, solo para niños, sin bebidas alcohólicas. Luis Zúñiga, representante de la UNICEF en Cuba, ya fallecido, nos apoyó con recursos diversos y estuvo con nosotros en la inauguración, en Julio de 1995.

De esta forma surgieron y resurgieron los relevos de tocadores de cornetas y de valores folklóricos del carnaval y la ciudad. Otra actividad fue el reforzar la Fiesta del Fuego que lideraba la Casa del Caribe y el Ministerio de Cultura, con la inestimable de Joel James, fundador del festival del caribe y de la Casa del Caribe.

Desarrollamos una Fiesta del Fuego extraordinaria, autofinanciada y con la presencia de más de 800 extranjeros, Expo Caribe se fortaleció ese año con apoyo de la Cámara de Comercio de Cuba, se realizó un plan especial para rehabilitar 300 cuarterías de la ciudad, con reparación total de más de mil cuartos con habitabilidad: se eliminaron pisos de tierra que existían en algunos barrios, pusimos tanques colectivos de agua en lugares donde no llegaba el agua, asfalto y señalización de las arterias principales de la ciudad, pintamos fachadas en las áreas más visibles de la urbe.

También reparamos fachadas, rehabilitamos el céntrico parque Céspedes, parque del Ajedrez, la Plaza de Marte, mejoramos algunos museos y realizamos planes especiales para todos los consejos populares del municipio, donde se diera a conocer el origen del barrio, sus costumbres, líderes populares y mejoramos, con apoyo de los delegados y organismos del consejo, los parques infantiles, hicimos actividades culturales, deportivas, gastronómicas, etc.

En ese entonces también logramos alianzas con las otras seis ciudades fundadas antes de la de Santiago de Cuba, logramos intercambiar con ellos sus historias en un evento especial único, el Encuentro de Los Municipios con nombre de Santiago, que al principio pensamos que eran 4 ó 6, y la búsqueda e invitación continuo hasta 57 ciudades.

Esto trajo nuevos hermanamientos y aumentó el caudal de ayuda de donaciones, que permitió, por ejemplo, usar tejas de zinc en todos los techos de las casas de cayo Granma, las que fueron enviadas por la urbe de Santiago de Compostela, también la pinturas de oro de las torres de la catedral fue enviada por Aristóbulo Isturiz, alcalde en aquel entonces de Caracas. También se recibieron unos 50 mil bombillos de colores, procedentes de la alcaldía de Valencia

Así logramos un movimiento de masas en la ciudad, con participación popular y de los vecinos en las actividades diversas, además de un proceso para rehabilitar y revivir la ciudad que atravesaba, al igual que el resto del país, el peor momento del periodo especial.

Así se desarrolló el encuentro de los Alcaldes de los Santiago, en los días 22, 23, 24 y 25 de julio. La Asamblea Municipal entregó reconocimientos a todas las Empresas e Instituciones que habían cumplido sus compromisos por el 480 aniversario, siendo una fuerza que movilizó las administraciones y colectivos laborales. Igualmente fue significativa la gala artística de la ciudad, con todo el talento artístico del talento de la urbe.

Hay que destacar que gracias al director de la Oficina del Conservador de la Ciudad, el Arq. Omar López, volvimos a sacar a la calle los pendones y símbolos de Santiago Apóstol, santo patrono de la urbe, y hacerlo de nuevo conocido y respetado, después de años de anonimato por conceptos errados al respecto.